Publicidad

Publicidad

6 de agosto de 2013

Oreja y ovación, para Cesar Valencia, ante los Miura, en Hagetmau (Francia)





Imanol Sánchez y César Valencia han cortado una oreja cada uno en la novillada de Miura celebrada en la plaza francesa de Hagetmau, un espectáculo celebrado a plaza casi llena, que ha respondido al interés, por el juego de los novillos -casi todos sacaron nota en varas- y la actitud de la terna, que trató de suplir con arrojo su lógica impericia. Incluso Cayetano Ortiz pudo pasear algún trofeo de no fallar a espadas.



César Valencia cortó al tercero la primera oreja de la tarde. Bravo en dos encuentros con el piquero el tercero. Mas ligero el toro y menos calidad. No pasó por el derecho. César Valencia estuvo voluntarioso y decidido, virtudes con las que suple su aún tierno rodaje. El venezolano consiguió buenos muletazos por el izquierdo, el mejor pitón del novillo, sin ligar. El sexto fue un gran novillo. Boyante, humillador y bravo en cuatro varas. Conservó muchos pies en banderillas y desbordó al torero en el segundo. La lógica impericia del torero se hizo patente también en la faena.


Plaza de toros de Hagetmau. Más de tres cuartos. Novillos de Miura, de juego interesante. La mayoría empujaron en el caballo. Sobresalió el enrazado sexto, fuertemente ovacionado en el arrastre.

Imanol Sánchez, palmas y oreja;
Cayetano Ortiz, palmas tras aviso y silencio;
César Valencia, oreja y ovación.


Oficina de Prensa de Cesar Valencia


Fuente: Andre Viard