Publicidad

Publicidad

21 de febrero de 2014

Los Alzados de Sevilla y Los Alzados de Mérida



La afición merideña no merece la actitud
desconsiderada de este grupo de toreros alzados
Por: Jesús Ramírez “El Tato”

 
Los más incrédulos,  pronto se dan cuenta de lo  oculto en el intrincado mundo taurino.  Pero hay que tener firmeza y decisión para enfrentarlo, porque han salido a la luz muchos intereses en medio de una situación de incertidumbre que atraviesa el país en todos los órdenes.

Y lo digo, porque no había comenzado una temporada más virulenta, que la que esta echando alas en España, con el llamado grupo de los cinco que bajo turbios intereses, pretende sacar a los tradicionales empresarios de la Maestranza de Sevilla con argumentos insólitos, que por su condición de figura han hecho a su antojo con empresas y ganaderos.

Manzanares, Talavante, “El Juli”, Morante de la Puebla y Miguel Angel Perera, indudablemente toreros de renombre, alzados con Sevilla, se creyeron imprescindibles al actuar con inquina contra la empresa, y ahora resulta que se han quedado por fuera y la Feria de Sevilla va hacia adelante, cerrando contrataciones y toreros en medio de una expectativa mayor. Quien se suponía a Escribano con cuatro tardes en el año en Sevilla, y arribar al domingo de resurrección matando miuras en un mano a mano con Daniel Luque?  Es uno de las fechas más importantes del calendario taurino español junto con la Beneficencia.

Enrique Ponce, “El Cid”, Fandiño, Adame, Luque, Nazaret, Esaú, Escribano, han asumido la Feria y los abonados no se han quejado.

Ahora resulta que a los alzados de Sevilla, les salió una copia mala y pretenden que se suspenda la Feria de nuestra Mérida venezolana. “El Fandi”, Padilla, Fandiño, Juan Bautista, Adame y “El Cid” quieren acorralar a la empresa Ramgertauro, que este año comienza su etapa como concesionario de la plaza de Mérida, además irrespetando con su actitud a una afición noble como la merideña, que no tiene la culpa de impagos o deudas anteriores.

Pues se puede producir al Merideñazo, y echar la feria adelante con otra fecha para Leonardo Benítez, carteles con los colombianos Luís Bolívar o Perlaza, españoles como Picazo, Esaú Fernández, Paulita, otros criollos como “El Califa de Aragua” , José Miguel Parra, Castañeda, Javier Silva, Erick Cortéz o Vanegas y otros toreros cargados de méritos que no estorbarían y llenarían con lujo las vacantes de los alzados.

Y aseguro que nadie devolverá entradas como ocurrió en San Cristóbal recientemente que no vino el maestro Ponce y a pesar del aviso responsable de la empresa para devolver el costo de la entrada a quien no consintiera su sustitución, y nadie fue a la taquilla.

Si la feria de Mérida en su parte taurina no se da, podría ser por otros motivos mas lamentables por la confusión reinante en el país, pero nunca porque cinco alzados  pretendan socavar las bases de una feria tradicional, popular y exitosa. A otro perro con ese hueso…