Publicidad

Publicidad

2 de junio de 2014

Falleció Marco Tulio Guerrero, ejemplo de lucha y vida



Producto de una voltereta en La Fría, tetrapléjico paso estas últimas décadas
Marco Tulio Guerrero, hasta este lunes, falleciendo en el lecho de su hogar.
Por: Rubén Darío Villafraz

 
Fue la representación de la faceta triste del toreo venezolano. Vio truncada su vida, cuando un novillo criollo en la población de La Fría, en junio de 1973 le partiera las vertebras dorsales de su espalda, dejándole tetrapléjico. Me refiero al tachirense Marco Tulio Guerrero, novillero malogrado, quien este lunes en la madrugada falleció en el lecho de su hogar donde había permanecido tras al cuido de su anciana madre, su hermano y sobrinas.

Hubo de pasar poco más de cuatro décadas para que el alma guerrera y tesonera de Marco Tulio descansara. Y de quienes le conocieron, pues marcó una referencia de lo que implica la responsabilidad de vestirse de luces, así sea en cualquier palera que le llamen ruedo. No en vano, Marco Tulio significó un halo de ilusión y esperanza para quienes convivieron con él este largo periodo de su vida, postrado en una cama, en la que varias generaciones de aficionados crecieron y vivieron la lucha de un hombre que entregó su felicidad ante las buidas astas en pos de la ilusión de ser torero.

En su lecho, en el Barrio Victoria de La Concordia, exactamente en la Avenida Rotaria, allí siempre estuvo Marco Tulio, al margen de las ovaciones y triunfos que una aciaga tarde le fueron frustrados. Al abrigo de altruistas taurinos vivió con esa ilusión que siempre le caracterizó como torero que fue antes que nada. Y vaya que meritos hizo para que al menos se hubiesen acordado de él con el honor de un festival benéfico de lujo que nunca tuvo lugar, en su plaza de ensueño como es la Monumental de Pueblo Nuevo, y no esa “limosna” capotera que eventualmente realizaban en época ferial. Cara y cruz de un mundo este del toro en la mayoría de las veces ingrato con quienes de verdad han dado la vida por este.

Este lunes su halo de existencia ha descansado. Con ello también la lucha que siempre mantuvo, y de la que servirá de ejemplo a muchos. Así es el toreo, duro y a veces mostrándonos la realidad no valorada de que significa ser torero…

@rubenvillafraz