Publicidad

Publicidad

15 de junio de 2014

Ganaderías "Bellavista” y “El Laurel" siempre ha dado su irrestricto apoyo a la Escuela Taurina "Humberto Álvarez"





Por: Giovanni Cegarra


Los propietarios de la Ganadería Bellavista / El Laurel, Don Luis Ortiz y su hija, Paola Ortiz, le salen al paso a una serie de informaciones malsanas, carentes de objetividad y veracidad, que corren en el medio taurino venezolano, en el sentido de la Ganadería no cumplió su compromiso con la Escuela Taurina Humberto Alvarez, asentada en la Plaza de Toros Román Eduardo Sandia de Mérida, Estado Mérida, occidente venezolano.
 
Paola Ortiz en conversación con el redactor de la presente, deja saber los que llevamos agua y garrapatas somos los que sabemos como se bate el chocolate en una ganadería y nada saben de ello, esos que les es fácil sentarse frente a una portátil, escribir lo que no ven y eso es, lo que tanto daño le hace a la Fiesta Brava.

Las vaquillas y novillo de Bellavista/El Laurel que estaban destinados a la Fiesta Campera de la Escuela Taurina Merideña no pudieron ser trasladadas a la Plaza de Toros Román Eduardo Sandia por razones ajenas a nuestra voluntad, ya que la madre naturaleza, nos comenta la ganadera Paola, nos jugó una mala pasada inesperada, llovió copiosamente en El Paramito, Canaguá, Municipio Arzobispo Chacón del Estado Mérida, donde está asentada la Finca, devastó buena parte de la vía y cercas, lo que imposibilitó el embarcar a los animales.

Destaca Paola Ortiz, con fundamento de base, sobrada razón, que la ganadería Bellavista/El Laurel es la única en Venezuela que ha brindado, sin interes económico alguno, el irrestricto apoyo a la Escuela Taurina Humberto Alvarez de Mérida y lo seguirá haciendo, en la medida de sus disponibilidades, por lo que le extraña que ciertos personajes en la Fiesta Brava, sin conocimiento de causa, opinan, escriben lo que no es, lo que no se ajusta a la realidad, quizás motivado a que le endulzan su pensar y firma, como algunos otros por ahí, lo que indudablemente va en detrimento de la Fiesta de Los Toros en nuestro país.

Finaliza diciendo que la no presencia de nuestra vaquillas y novillos en la Fiesta Campera de la Escuela Taurina de Mérida, no fue intencional, fue un caso fortuito por las consecuencias lógicas de las lluvias que azotaron a la zona donde está nuestra Finca, así se lo hice saber al Maestro Fabián Ramírez con suma antelación, con 24 horas de anticipación, lamento los inescrupulosos escritos que en nada benefician a nuestra Fiesta Brava pero como dirían nuestros abuelos se reciben de quien vienen y olé.