Publicidad

Publicidad

31 de agosto de 2014

Poco que contar en la primera Seboruco



César Vanegas, cortaría la única oreja de este domingo en su pueblo natal
 Foto: Aníbal García Soteldo
Por: Rubén Darío Villafraz
 
Pocos hechos de lucidez fue lo que se observó por parte de los presentes este domingo, en el marco de la I corrida de la Feria de Santa Rosa de Lima, en la tachirense población de Seboruco, donde el diestro local, el veterano César Vanegas ha correspondido pasear la única y generosa oreja que se cortó.

Plaza llena en los tendidos de la destartalada Plaza de Toros Portátil La Venezolana, donde se lidiaron reses desiguales de presencia y mansurronas en su conjunto, de los hierros de Rancho Grande y El Prado, que poco se han restado al lucimiento por parte de la terna de toreros.

César Vanegas abrió plaza, sacando partido por momentos en labor intermitente. Su segundo labor sería variada, pecando de populista ante sus paisanos. Le despenó de estocada defectuosa pero fulminante para sus manos pasear la única oreja de la función.

Rafael Orellana no ha tenido una tarde de lucidez. Su primero ha sido un galimatías de problemas de las que el espigado torero tovareño pudo limar ciertas asperezas. Le despachó con solvencia, algo que no pudo contar con su segundo, el que cerró plaza, con escasa iluminación de plaza, donde no se dio coba el torero, tras las mansurronas y aquerenciadas intenciones del ejemplar. Se puso pesado con el acero, escuchando un recado presidencial, para saludar tímidas palmas.

El novillero sancristobalence Juan Gómez “El Gato” ha dejado nuevamente en evidencia que le falta muchas “tablas”. Su novillo le dejo por momentos gustarse en el manejo de las telas, pero su acelerado proceder deslucía sus inocultables ambiciones de triunfo. Tras varios viajes con el acero, al final le envió a las mulillas tras escuchar par de avisos desde el palco de Usía, permitiéndose a “la torera” dar una vuelta al ruedo por su cuenta.

@rubenvillafraz