Publicidad

Publicidad

16 de septiembre de 2014

Cuando el toro impone su ley no hay mentiras ni inventos que valgan…


El drama de la fiesta. Cornalón al valiente banderillero mexicano Héctor Rojas.
 ( Foto cortesía El Pescador/El Tentadero)

Por: César Dao Colina
 

Hace días, la tragedia ensangrentó a la Monumental de Zacatecas. El toro ‘’Pregón’’ de Pozo Hondo, voceó la espeluznante cornada, de las llamadas “tabacos o cornadas de caballo’’. Cayó un hombre de la infantería de plata, Héctor Rojas. El parte médico eriza mostrando el drama legítimo: -herida penetrante en el abdomen y tórax; neumotórax abierto, fractura de cuatro costillas izquierdas expuestas a nivel de cartílago condrocostal que descubre el pulmón izquierdo y pericardio con herida del mismo en una extensión de 8 cms. Perforación de la curvatura mayor del estómago con 6 cms., y laceración importante del epiplón mayor y contusión de asas intestinales’’… (Pronóstico muy grave)... Este percance es considerado uno de los más graves en las tantas arenas.


Aquí No Vale Ácidos Ni Arena En Los Lomos

Cuando el toro impone su ley no hay mentiras ni mentirijillas que valgan. Aquí se muere de verdad porque en la Fiesta de los Toros se desenvuelve una parte del teatro verdadero de la vida. Sí, el Toro, no admite, como Animal de Combate para la lidia, subterfugios de baja ralea defecadas por las eternas aves de rapiña. No hay puñeteras capacidades de invento que pretendan descalificar su pujanza agresiva; menos, bulas de brujas baratas que descalifiquen su Ley y su Imperio. El Toro, no entiende de corrección de desequilibrios o errores humanos; los errores los hace efectivos contundentemente, como, desafortunadamente, se le cobró con borbotones de sangre y destrozos inimaginables a Héctor Rojas, quien su vida pende de muchas plegarias y de los médicos...

Testigos Y Expectantes Públicos

La tragedia -distinguido amigo Francisco “Pancho’’ Mauri- no es moneda que se puede falsificar cuando se está frente de la cara de un animal criado para la lidia; muchas veces, ni el poder ni la técnica pueden convencerle, menos, cuando se materializa en una cornada donde es difícil destrabar el tiempo y, donde en muchas ocasiones, se pueden tornar los pitones del cielo en una escena cruenta, alada, eterna, y surrealista.

A lo mejor algo es vulnerable, menos la pujanza del toro, porque, por tardes, uno cree que el toro te otorga ventajas; pero no, “Pancho’’, no es así, a pesar de tantas polémicas y controversias, el astado no tiene guiones escritos, sino, que, en segundos, te demuestra los cambios drásticos obligando abrir las puertas de la enfermería, mientras, que por un boquete en la piel ceñida de rota seda, se te va la vida.

Es la cruda realidad de la Fiesta Brava… “esa vida que es un ratito que te regala la muerte’’. Es por eso, donde se reafirma de nuevo, lo dicho por Santiago Martín “El Viti’’: -Esto de los toros es algo muy serio para estar riéndose en un Patio de Cuadrillas…


Cojines Y Flores...

Sonora ovación la recibida por el maestro Juan Flores en la reunión de taurinos ávidos de conocer los carteles de Valencia; son 64 años de su alternativa recibida en Barbastro-España.

Con la misma intensidad le fue tributada otra cascada de ovaciones al Dr. Manuel Zafrané Escobar, el primer Médico Veterinario de la Monumental.

Siempre hace falta un toque de locura para desafiar al destino’’; por esa razón muchos son toreros.

Cuando le preguntaron a la figura mexicana Manolo Martínez por qué no quería que su hijo fuese torero, contestó, lapidariamente: -¡Es que los toros matan!

Sentencia: - “no se puede defender a los animales con la misma boca con que se los comen. ¿Será que todos somos vegetarianos?...Vale.