Publicidad

Publicidad

8 de septiembre de 2014

Exitoso festival de aficionados prácticos se efectuó en Maracay



Dos orejas fueron a las manos del debutante Gabriel Mollegas 
Foto: Gladys Castillo
Por: Jesús Ramírez “El Tato”

Exitosa resultó la encerrona realizada la tarde de este sábado 06/09 en la maestranza “César Girón” con bien presentados y bravos novillos de la ganadería de Juan Campolargo, con la excepción del primero con muchas dificultades.   Buena cantidad de aficionados acompañaron el evento organizado con por Wladimir Vegas y Tony De Guglielmo, que concluyó con amena reunión y entrega de trofeos a los triunfadores.

Abrió plaza Tony De Guglielmo con un novillo áspero y muy incomodo que despachó tras vanos intentos de lucimiento.

Ronald López es indudable que lleva el toreo en las venas como hijo de ese gran muletero fallecido Joselito López. Vaya lances a la verónica, con temple, majeza e inspiración, igual los derechazos y naturales con conocimiento del sitio, la ubicación y la distancia. Con serenidad y gusto torero. Una faena de orejas no rematada con la espada lamentablemente.

Gabriel Mollegas tomó a pecho la preparación para el festival y le correspondió en suerte el mas bravo de la tarde, Novillo de ensueño, bravo, noble, con recorrido. Un novillo para vacas que se canso de embestir por ambos pitones, permitiéndole al debutante sentirse a gusto en faena de intermitencias  que remató de espadazo para recibir las dos orejas que exhibió tras la vuelta lenta al bravo ejemplar.

Giovanni Orlando toreó a gusto a la verónica y tuvo momentos de inspiración en naturales de lujo, vaciando el muletazo y rematando con el de pecho. También ha podido cortar orejas.

Wladimir Vegas continua evidenciando progresos como aficionado practico. Se queda quieto con la capa y con la muleta instrumento  muletazos de buen trazo.

Luís Díaz es un gallo tapado. Volvió a sorprender con su estoico toreo a la verónica y luego musicalizada labor por derechazos y naturales con los de pecho largos. Conoce el sitio para ubicarse e hilvanar los muletazos con gusto y aplomo sin desentonar en ningún momento. Hizo cabal uso del acero y recibió como justo premio una merecida oreja.

Estaba anunciado el zuliano Jairo Díaz que se limitó a lancear en dos oportunidades a un bonito novillo burraco bien presentado, pero luego desapareció de la escena y quien se encargó del astado fue Jesús Salermi, quien una vez mas toreo a placer sin inmutarse en variada faena bajo acordes musicales para rematar de espadazo y recibir una oreja.

De destacar labor con la capa de Enrique Herrera, banderillas de Luis Moreno, Guillermo Guimerá efectivo con la vara y extraordinario en la dirección de la lidia el matador Juan José Girón, que también se dio banquete toreando por ceñidos redondos en su intervención.

Al finalizar, los trofeos en disputa fueron para Gabriel Mollegas como triunfador, Ronald López a la mejor faena y Tony De Guglielmo con la mejor estocada.  Un gran festival de extraordinarios momentos toreros.