Publicidad

Publicidad

28 de septiembre de 2014

José Miguel Parra: La callada lucha de un buen torero




Foto: Nikolas Babin
Por: Víctor Ramírez “Vitico”

La falta de oportunidades en Venezuela es un tema de nunca acabar, pues los pocos festejos que se celebran en nuestras plazas, son a todas luces insuficientes para que los jóvenes matadores de toros se muestren ante la afición. Toreros con condiciones, se ven casi que obligados a marcharse del país, para intentar sumar contratos, porque paradójicamente para algunos, triunfar en Venezuela, no les sirve de nada.

José Miguel Parra ha demostrado un buen concepto del toreo y un enorme valor, en las pocas corridas que ha podido sumar en nuestras temporadas. En su alternativa en San Cristóbal, el 27 de enero de 2011, con Enrique Ponce, El Cid y el rejoneador José Luis Rodríguez.  Parra le cortó la oreja al toro de la ceremonia, “Platerito”, número 50, de El Prado. Desde entonces no ha vuelto a la feria de San Sebastián, y de hecho la siguiente corrida la toreó más de un año después, en Maracay el 4 de noviembre de 2012, cortándole las dos orejas a un toro de Tierra Blanca. En 2013 sumó tres festejos, en Mérida en la feria del Sol, donde estuvo muy valiente con un toro de El Trébol, con el que resultó lesionado, en Tovar el 15 de septiembre, donde le cortó una oreja a un toro de Paispamba, que le pegó una cornada envainada y en Zea, donde fue materialmente imposible torear.

José Miguel Parra ha toreado en Venezuela 5 corridas de toros, en las que ha cortado 4 orejas, saliendo a hombros en Maracay y sufriendo dos fuertes percances. En México, donde está afincado en busca de oportunidades ya toreó una corrida en Charcas el pasado 7 de septiembre donde cuajó un toro de Arzola, al que lamentablemente pinchó, pero dejó muestras de sus buenas maneras. Es este diestro uno de esos toreros que lucha de forma callada pero constante por abrirse paso. La constancia siempre tiene su recompensa.