Publicidad

Publicidad

26 de octubre de 2014

Aficionados prácticos destacaron en festival en Maracay



Los prácticos  participantes y la doctora Lozada de Ferimar homenajearon a
Elpidio Fuentes conserje de la maestranza Foto: Gladys Castillo
Por: Jesús Ramírez “El Tato”

Entretenido resultó el festival taurino realizado el pasado sábado  en la maestranza “César Girón” en homenaje al conserje de la plaza Elpidio Fuentes, quien recibió placa de reconocimiento por parte de los aficionados prácticos actuantes. Buena asistencia de aficionados ávidos del espectáculo taurino que lo pasaron en grande con el broche de oro de una bonita velada musical y gastronómica.  Hermoso inicio del paseíllo con la Virgen del Rocío a hombros de los aficionados prácticos gracias a devoción mariana de la familia Rodríguez Jáuregui.

Bien presentados los novillos de la divisa verde esmeralda de “El Trébol” propiedad de Augusto Rodríguez y Rafael Urdaneta aptos para cualquier festejo novilleril. Hubo dos astados con problemas que correspondieron precisamente al ganadero andino Augusto Rodríguez y a Ronald López, los demás contribuyeron con su franqueza a los deseos de los participantes.

Tony de Guglielmo instrumentó dos buenas verónicas y tras buen par de banderillas de Carlos Rodríguez, tuvo buenos momentos con la muleta obligando la música que ordenó el palco presidencial.  El acero le hizo perder cualquier opción orejeril.

Augusto Rodríguez destacó en dos lances superiores a la verónica, y con la muleta estuvo decoroso ante un complicado novillo con peso que no era para florituras, además con un ruedo en muy malas condiciones por la lluvia que precedió el evento.

Ronald López se ha ganado buen caudal de admiradores que recuerdan al inolvidable Joselito López. Sorprendente quietud en verónicas de lujo y de manos bajas en tres oportunidades.  Al iniciar labor muleteril el novillo le atropelló cerca de las tablas. Además de que le faltó un puyazo el astado llegó al tercio postrero muy complicado y con fuerza. Ronald estuvo empeñoso en meritorios pases de aguante, hasta que logró dar muerte al “regalito”.

Giovanni Orlando se sintió una vez más a gusto con el capote que maneja con elegancia y temple.  Valeroso estuvo con la muleta, reposado y despejado de ideas en pases de calidad hasta finiquitar empeñosa labor.

Wladimir Vegas también se lució con la capa y en el tercio postrero supo quedarse quieto hasta lograr pases de buen trazo que fueron aplaudidos, demostrando evidentes progresos y asimilación.

Luís Díaz voluntarioso y con deseos hizo hasta donde humanamente pudo con un astado que le provocó varios sustos cerca de las tablas superando su corto bagaje. Consciente del amargo trago, decidió guardar el traje corto por un tiempo, porque entiende que sus exigencias internas como aficionado son mayores y responsables.
Buena labor como director de lidia del matador Juan José Girón que aprovechó para hilvanar muletazos de quietud y temple. Así mismo destacó Carlos Rodríguez que retornó a los ruedos con las banderillas en buen sitio, igual que Ismael Sandoval en par de prolongada ovación.

En fin una tarde muy taurina que permitió saludar y ver en el coso maestrante a viejos y nuevos aficionados que han tomado estos festivales que con entusiasmo y afición organizan Wladimir Vegas y Tony De Guglielmo, para el reencuentro taurino.