Publicidad

Publicidad

7 de octubre de 2014

Entonces para qué vamos a La escuela…


Por: Kike Rosales

Se dice que tenemos tres tipos de vida: pública, privada y secreta. Se dice también que tenemos tres tipos de educación: la de la casa, la que se adquiere en la calle y la escuela; los taurinos desde hace años para acá sumamos otra, la taurina.

La licitación de la feria de San Sebastián en San Cristóbal incluye dentro de sus pliegos  el compromiso que la empresa tiene de efectuar clases prácticas a  los alumnos de la escuela taurina César Faraco en la plaza de toros de Pueblo Nuevo, además de efectuar un encuentro de escuelas taurinas, pautado para este año; todo ello con la esperanza de mantener la formación taurina desde los primeros niveles y poder borrar la frase que se nos viene ante la ausencia de festejos menores: nuestros muchachos están dando “trapazos al viento.” Incluir las clases prácticas dentro del contrato para dar la feria de San Sebastián es un grito de presencia totalmente taurino.

“Para bailar un tango se necesitan dos” y para que se efectúen las clases prácticas también, en este caso todavía  no se sabe nada por parte de la empresa, como tampoco de la Feria. ¿Cuándo se darán las actividades?... tampoco lo sabe la escuela. La espera a que esto tenga una respuesta inmediata es de todos, de lo contario tomará vigencia aquello de “¿entonces, para qué vamos a la escuela?” Algo que sería más indigno que triste.