Publicidad

Publicidad

4 de enero de 2015

A La Crisis… De Reojo Con Esperanza y Confianza…


Hay que disipar las penumbras, con decisiones valederas
que amplíen el panorama taurino en nuestro país

Por: Jesús Ramírez “El Tato”

Un nuevo año de esperanzas comienza a fraguarse. La del año pasado fue una temporada extraña con un líder de la estadística con solo 9 corridas pero puntero al fin y los números no fallan. Fue una temporada lejana si se compara con las que resumíamos diez años atrás que mantenemos como referencia.

Todos hablábamos de la crisis global y se nos vino encima. El lobo feroz se retrasó un poco pero finalmente se comió a la abuelita y se comió también a varias corridas que se celebraban por diferentes pueblos que a yunque y martillo levantaba con esfuerzo Manuel Medina “El Rubi”. Desapareció Turmero con su feria de la Candelaria y la tradicional de diciembre en Cagua así como la de La Municipalidad de Maracay.

Para más INRI por la situación de violencia que se generaba en el mes de febrero, se suspendieron las corridas de la Feria del Sol en Mérida y por otras causas los cuatro festejos de la Feria del Socorro de Valencia. Fueron nueve corridas menos en el calendario para olvidar del 2014. Entonces, los colmillos de la crisis se clavaron hasta el fémur.

En Maracaibo estuvo a punto de no realizarse la feria de la Chinita.  La mano política traicionera estuvo jugando dos cartas, hasta que al fin Sandro Marubini le echó mano a los recortes y su pantalón lo convirtió en bermudas para dar dos corridas de toros, con atractivos carteles y por lo menos dejar constancia del espectáculo taurino ante la afición zuliana.

En San Cristóbal empezando el año, la crisis pasó de largo. Encierros españoles, buenas entradas en el coso monumental, maravillosos fuegos artificiales alumbraron los cerros de Pueblo Nuevo y éxito total de la empresa, y finalmente con una difícil lidia informativa sobre los encierros españoles y la mala noticia del fusil sanitario en la ganadería de “Rancho Grande” donde pastaban tres de estos toros que tanta falta hacen en nuestra cabaña brava.

Tovar tuvo un interesante repunte con 4 corridas de toros y una feria en alza con joven empresa local que sigue apostando por los toreros serranos, igual que La Grita y Seboruco que dio cancha a sus toreros y vigencia al espectáculo taurino.

En Maracay que es la única plaza del país con actividad taurina durante todo el año, se incrementaron los festivales de aficionados prácticos, de novilleros y cómico taurinos pero se redujeron a dos las corridas de toros, con todas las miradas dirigidas a la empresa Agrocasta, que se echó el capote a la espalda en una feria corta y peligrosa. El pasado año, mientras desencajonaban los toros, le metían candela a la alcaldía de Girardot, quemaban cauchos, se oían disparos y no había manera de llegar en paz con los toreros foráneos al hotel de la avenida Las Delicias.

Finalmente en otro desafío profesional de la joven empresa, se dieron sin inconvenientes las corridas y la novillada ferial josefina. El público acudió al coso maestrante. La razón se impuso, la afición respondió y se sentó el precedente echando la crisis a un lado.

Y este año por el ferial josefino que está a escasos dos meses, nuevamente la empresa Agrocasta con el apoyo de Ferimar y la Alcaldía, preparan cronograma de actividades feriales con nombres de toreros de máximo interés para el mes de marzo.

Mientras sube la temperatura, se normaliza todo con el ajetreo y se exprimen las últimas hallacas con el regalo de los Reyes Magos, abrigamos esperanzas por la consolidación de triunfos de toreros venezolanos, que los que luchan en México y España vean cristalizadas sus esperanzas y sean tomados en cuenta por nuestras empresas, los ganaderos todos pongan los pies en la tierra y contribuyan con el desarrollo de los eventos.  Hay nuevas caras para depositar confianza, Colombo, César Valencia, Manolo Vanegas, Antonio Suárez. A la crisis….de reojo….Mucho esfuerzo y tesón para salir adelante.