Publicidad

Publicidad

12 de enero de 2015

Desde Barajas hasta Arenas pasando por el Parque de Atracciones


Ante toros criollos como estos se jugaron la vida Muñoz y Barajas ...
Foto: Archivo: César Dao Colina
Por: César Dao Colina
 
Si Salvador Loco Muñoz fue una referencia popular de altos vuelos en Venezuela, Alejandro Ramos Barajas , fue un solo de taurinismo, con fantasía, pasión, locura por estas cosas de la fiesta inigualables por su cuatro costados, sin duda.

Refiere el Dr. Francisco Polo Castellanos Ticote, que para medir su condición económica, se recuerda una tarde en Arenas de Valencia donde el toreaba con un traje de luces barato que le alquilaba Gaspar Clemente. En esa fecha Barajas , trataba de torear de rodillas y, desde el tendido, una voz le gritaba insistentemente:-Así no mataó, así no.  En un momento dado, Barajas enojado y mirando hacia una parte del público, se puso de pie y le dijo al gritón:-¿entonces cómo?... y le contestó Gaspar:- ¡de rodillas no, de pie mataó, de pie carajo, porque me vas a echar a perder el traje que te alquilé por cinco bolívares! Las carcajadas fueron de oro.

Barajas, fue un hombre de bien-remata nuestro inolvidable amigo Polo- y prestó sus servicios en el Seguro Social y cada uno de sus admiradores y amigos lo saludaban con cariño recordándole sus hazañas , sus inigualables gestos y sus oportunas ocurrencias. En las tertulias de la plaza Bolívar, Guacharaco , como igual le decían, era todo un ídolo de pie.

DOS PLAZAS ENTRE UNA COMPETENCIA AGRESIVA Y SIN TREGUA

Por los años (50) del siglo pasado, Valencia, contaba con dos plazas de toros:- Las Arenas y El Parque de Atracciones Carabobo, situada en la hoy renovada avenida Rojas Queipo. Toreros de primera línea actuaron en su redondel registrándose buenas entradas y no menos llenos que regocijaban la inversión de los empresarios de turno.

Esta circunstancia avivaba la competencia entre los dos cosos valencianos recurriendo los propietarios del redondel arenero, los señores Branger como los de El Parque a implementar estrategias novedosas para llevar gente a las taquillas.

TOROS A LAS ONCE Y TOROS EN LA TARDE...

Era tanto el enfrentamiento que en El Parque de Atracciones se llegaron a celebrar espectáculos taurinos en la mañana y en las Arenas de Valencia por la tarde. La modalidad mañanera del coso de Los Colorados no rindió buenos frutos optándose por dar toros durante la misma hora, es decir, a las 4.00 p.m. La que se formó fue de espanto y guerra encontrada, frente a frente y sin  escondederas mampuestas.

Al enterarse los Branger de la jugada contrataron a unos parroquianos que con brocha y pintura de aceite dejaban consignas plasmadas en las aceras más concurridas:- ¡El Parque queda muy lejos pero las Arenas mucho más cerca..!

Otra más demoledora: ¡A las Arenas de Valencia llegan todos los carritos y todos los autobuses y para llegar a la incómoda y tambaleante plaza del Parque de Atracciones hay que irse a pie parejo y eso no se lo cala ni Mambrú!

Entretanto, la empresa del complejo de atracciones, alquilaba una avioneta lanzando miles de volantes sobre la ciudad que dejaban leer:- ¡Pero El Parque de Atracciones tiene los precios mas Baratos y presenta más y mejores Toreros..!

Y LAS DOS PLAZAS SE FUERON DE LA TAURINERIA

El arenal de Camoruco cerró sus puertas el 17 de noviembre de 1963, con Juan Flores "Brillante Negro", Antonio Parejo, Rafael Sequera "El Kike" y Marcos Parra colocados en las cuadrillas Víctor Meléndez, José Nieves, Pedro Arias, y Víctor Jiménez "El Gallo" y el Parque de Atracciones Carabobo, o el Parque, simplemente demolido, el (12) de agosto de 1955.

En una de nuestras obras, aparece esa foto junto un hombre de aficiones: Ángel Rodríguez Manau Tiquitiqui.

Era la Valencia bordada de árboles, bucólica, culta, donde los camorucos ondeaban brisas de pulcritud y dignidad...

COPLA DEL REMATE :-Toros, bailes y serenatas dintel de la presencia/una ciudad/escalinatas/ el capote de Valencia...