Publicidad

Publicidad

30 de enero de 2015

Diego Ventura Deslumbra y “El Fandi” Sale a Hombros


Por: Víctor Ramírez “Vitico”



El rejoneador Diego Ventura deslumbro a los aficionados en su presentación en la plaza de toros de San Cristóbal, cortando solo una oreja por sus fallos con el rejón de muerte, mientras que El Fandi salió a hombros ante una corrida desigual de la ganadería española de Hermanos García Jiménez, que lidió  un toro muy noble.

Diego Ventura ha estado muy bien en sus dos toros, del hierro español de San Mateo, a los que cuajo plenamente. Ventura brilló gracias a una doma perfecta, un conocimiento de los terrenos fuera de serie, lo que le permitió encelar de salida a sus toros con suavidad, temple y poder. Clavo banderillas con quiebros espectaculares, sobre todo con el temperamental caballo “Morante” que mordió a sus enemigos y demostró un valor enorme. Ventura banderilleó  en todo lo alto, clavo con torería, se adornó con arrojo y deslumbro. El rejón de muerte dejo las cuatro orejas en una sola.


El Fandi se encontró con “Aguileño”, un bondadoso toro de Hermanos García Jiménez, noble como el que más, que siguió los engaños del granadino con infinita dulzura. El Fandi lo saludó  con una larga cambiada y lentas verónicas, aparte de un tercio de banderillas poderoso y vibrante. El diestro comenzó toreando con largura, temple y ligazón, consiguiendo algunos muletazos excelentes, entre ellos un natural enorme por su trazo y dimensión. Luego llegaron los efectos especiales, alargando el trasteo para conseguir un improcedente indulto. Tras dos avisos y con evidente pesar, El Fandi logro una superior estocada, que puso en sus manos el par de orejas. Ante su parado y tardo segundo, el español se dio por entero en una larga labor, con momentos álgidos, pero que no pudo redondear. Se justificó plenamente.

Nula suerte de Iván Fandiño que pechó con un lote parado y complicado. El torero de Orduña, dejo detalles sueltos de su valor, como un estático quite por gaoneras, varios muletazos hondos y de buen trazo, pero sin rematar, porque sus toros se negaron a seguir su muleta. Certero en ambos con la espada.

Voluntad y ganas fueron las armas de Fabio Castañeda, que a pesar que busco con ahínco el triunfo no lo logro. A su primero lo recibió con buenas verónicas y lo banderilleo mal, sufriendo un fuerte arropón  tras un fallido cuarto par. Castañeda se dobló con poder y elegancia y le cuajo varias series de muletazos con gusto, sin mandar mucho pero con estética. La faena se fue a menos como la cera de una vela cuando se apaga, pero la voluntad del torero quedo de manifiesto. Ante el último, Castañeda se mostró entregado y valiente, pero el toro le corto de plano cualquier intento, y encima el diestro fallo repetidamente con la espada.

FICHA DE LA CORRIDA

Plaza de toros de San Cristóbal

Jueves 29 de enero.

Segunda corrida de feria.

Casi lleno en tarde agradable.
Dos toros para rejones de San Mateo, bien presentados, nobles, con clase, aunque sin mucho recorrido. Seis toros de Hermanos García Jiménez, desiguales de presentación. Destaco el primero, “Aguileño”, número 9, castaño oscuro listón, noble y suave, premiado con la vuelta al ruedo. Noble el tercero, complicados y ásperos el resto.
Pesos: 470 (rej), 525, 443, 460, 455 (rej), 460, 482 y 442 kilos.

Rejoneador Diego Ventura: Silencio y oreja tras aviso.

El Fandi, de gris plomo y oro: Dos orejas tras dos avisos y silencio tras aviso. Salió a hombros.

Iván Fandiño, de grana y oro: Silencio tras aviso y silencio.

Fabio Castañeda, de verde botella y oro: Silencio tras leve petición con aviso y silencio tras dos avisos.


Destacaron en la brega Eduardo Graterol y Fabián Ramírez. En banderillas Miguel Martín  y Eduardo Graterol.