Publicidad

Publicidad

10 de febrero de 2015

Banderilleros de Seda y Picadores de Hierro

Por: Kike Rosales

Hace unos años escuchaba como en los “corrillos” taurinos de San Cristóbal se hablaba de un picador, recién llegado con su familia a la ciudad, la sorpresa mayor era que el hombre había “inventado” para entrenar su manera de picar, que le lanzaran un “caucho,” (neumático) mientras él, a horcajas sobre la barrera trataba con la vara de picar detener la goma rodante antes de llegar a él; esa forma de practicar iba acompañada de un hombre de mirada dura que honrosamente se viste de picador y se llama Luis Quintana.

Montando a la “leyenda” de la feria el caballo Apaaloosa (quien toreó toda la corrida de Victorino y creo que también casi toda la feria) recetó una de las varas más emotivas que se han visto en la feria de San Sebastián; dos veces el toro fue al peto, dos varas lo recibieron con torería seria, sin búsquedas de palmas gratuitas mostrando un ejercicio de la profesión con la responsabilidad que caracteriza el toreo a caballo y la dignidad de responder con hechos a lo que andaba rondando las calles del rumor; -¿podrá la cuadrilla con la de Victorino?-,esa vara y la brega de los de plata a lo largo de la corrida fue la positiva respuesta.

Se ha cometido un error vergonzoso, pocos le dan el mérito al trabajo de los toreros de plata, el profesionalismo mostrado es para destacar, lo hecho por la cuadrilla y la vara de Luis Quintana lo demuestran. Lástima que ellos rueden por las calles de la desunión, ojalá y se juntaran  para poder decir con el orgullo que genera la línea del poema a Pepe Luis Vázquez del poeta Rafael Duyos Giorgeta que tenemos, “banderilleros de seda picadores de hierro”.