Publicidad

Publicidad

14 de febrero de 2015

César Valencia a Hombros en Mérida


Por: Víctor Ramírez “Vitico”


César Valencia ha salido a hombros en la primera corrida de la feria del Sol en Mérida tras cortar las dos orejas del séptimo toro, en una corrida en la que por poco abre la puerta grande el mexicano Arturo Saldívar, que paseó una importante oreja del primero de su lote.

La corrida de los hierros de Rancho Grande y La Consolación no le puso las cosas fáciles a los toreros, destacando sobre todo el último, que fue el más manejable.

Leonardo Benítez cumplió con oficio y decoro ante un lote complicado. Con el primero, destacó en banderillas el diestro, que arriesgó sobre todo en pares por los adentros. El toro, noblón, flojo y con la cara a media altura, fue entendido a la perfección por Benítez, que le toreó suave, llevándolo en línea, destacando en varias series con la mano derecha, templadas. Por el pitón izquierdo le tropezó el engaño al torero, que con buen criterio, aprovechó al huidizo mansurrón para adornarse. La espada dejó el esfuerzo en silencio.

Ante el quinto, un astado de feas hechuras, Leonardo Benítez bregó con oficio y banderilleó con exposición, aunque con poco eco en el público. Una larga y laboriosa faena llevó a cabo el diestro caraqueño. Colocado preferiblemente al hilo, consiguió suaves muletazos con la mano derecha, vibrantes y con emotividad, más por el lado izquierdo, no se conjuntó el torero, que llevó más corto y tropezado al toro. Sin cruzarse, más bien en línea, Benítez le dio varias series con oficio. El trasteo no tuvo brillo, y faltó el remate adecuado con los aceros.

Buena tarjeta de presentación dejó el mexicano Arturo Saldívar que se mostró como un torero con clase, valor y temple. Tres largas cambiadas de rodillas y buenas verónicas fue el saludo al tercero, al que cuajó un perfecto quite por lopecinas. Al toro, mansito y con tendencia a tablas, lo entendió perfecto el mexicano, que le toreó con clase, buen gusto y temple, en varias series con la mano derecha excelsas. Remató el trasteo con alardes de valor y una fulminante estocada. Se mostró muy por encima del sexto, un toro noble y flojo. Buenos lances a pies juntos del mexicano, que se lució en un rítmico quite por navarras. Bien colocado, con la muleta por delante y llevando muy largo al ejemplar, consiguió muletazos de nota. Un sartenazo se llevó la oreja.

Con un farol de rodillas a portagayola recibió César Valencia a su primero, y le endilgó otro más en el tercio, para lancear con temple a la verónica. Banderilleó con sinceridad, exposición y desigual acierto, para jugársela con la muleta, ante un astado deslucido y complicado., que terminó peligroso. Valencia le mató por arriba, tras abreviar, con buen criterio. Ante el séptimo, el mejor del encierro, el joven diestro toreó bien con capote y muleta, en una emotiva faena, con largos y templados derechazos, buenos naturales y adornos con gusto. Se colocó bien el torero, citó a la distancia justa y así consiguió cuajar a “Jardinero” al que estoqueó a la primera, para cortar dos merecidas orejas.

Abrió la tarde en larga y laboriosa faena el rejoneador Francisco Javier Rodríguez, que enfrentó un mansurrón de Juan Campolargo, que le hizo sudar. Destacó en banderillas, arriesgando  y dando el pecho, pero su labor, se excedió en el tiempo. Remató al toro el sobresaliente Rafael Martínez.

FICHA DE LA CORRIDA
Plaza de toros de Mérida.
Viernes 13 de febrero.
Primera corrida de feria.
Casi media entrada en tarde nublada y fría.
Un toro de Juan Campolargo para rejones (primero), mansurrón y noble. Tres toros de Rancho Grande (quinto, sexto y séptimo) y tres de La Consolación (segundo, tercero y cuarto). Desiguales de presentación, mansurrones y nobles, salvo el cuarto que se orientó pronto. Complicados y deslucidos en conjunto, destacó el bravo y noble séptimo.
Pesos: 430 (rej), 460, 435, 431, 440, 437 y 456 kilos.
Rejoneador Francisco Javier Rodríguez: Silencio tras dos avisos.
Leonardo Benítez, de rosa palo y oro: Silencio y palmas tras aviso.
Arturo Saldívar, de tabaco y oro: Oreja con petición de la segunda y palmas.
César Valencia, de azul rey y oro: Silencio y dos orejas. Salió a hombros.

Incidencias

Arturo Saldívar se presentó en Venezuela con el toro “Juliano”, número 2, negro meano. Destacaron en la brega Gerson Guerrero, Javier Fuentes y en banderillas Fabián Ramírez y Gerson Guerrero. Gran quite de peligro de Eduardo Graterol en el séptimo a César Valencia.