Publicidad

Publicidad

17 de febrero de 2015

El Califa de Aragua y “Albardo”: Una Pareja Explosiva


Por: Víctor Ramírez “Vitico”


El Califa de Aragua ha logrado un rotundo triunfo en la quinta corrida de la feria del Sol al cortar las dos orejas de su primer toro e indultar a “Albardo”, un bravo y áspero toro con el que se fundió en una emotiva faena, con la que demostró sus ganas de ser, además de un valor a prueba de bomba.

Leonardo Benítez cumplió su segundo paseíllo en la feria, cortando la oreja del astado que cerró su lote. A su primero le toreó con voluntad y ganas, tras banderillear con corrección junto a El Califa de Aragua. Benítez dio muchos muletazos, algunos buenos, pero molestado por el viento no terminó de confiarse ante “Pastelito”. Con el cuarto, Benítez lanceó bien a la verónica, arriesgando muchísimo en dos meritorios pares de banderillas por los adentros.  El caraqueño hizo una faena entregada, voluntariosa, con algunos muletazos buenos, pero sin llegar al público, pero veterano y con muchas tablas, le dio fiesta por alto al astado, para esta vez sí acertar con la espada.

Decepción es la palabra que define el paso de Morante de la Puebla, esperado por muchos aficionados. Con el primero de su lote de Rancho Grande, se le vio apático y salvo alguna verónica no se estiró mucho el de la Puebla, que con el hermoso jabonero quinto, parado, tardo y soso, se puso delante, lo intentó sin mucha convicción y abrevió. Algún natural aislado, y mitín con la espada. Bronca.

El Califa de Aragua estuvo muy entregado y dispuesto toda la tarde. Buenas verónicas y bonita media fue el saludo del diestro al tercero, al que hizo un estupendo quite por gaoneras y saltilleras. Dos buenos pares de banderillas del diestro, fueron el prólogo a una  faena llena de temple y muletazos de buen trazo. Gusto y clase en el Califa, que toreó con largura y ligazón, destacando en unos estupendos derechazos a pies juntos. Unas ceñidas manoletinas y certera estocada le pusieron el par de orejas en las manos.

Y salió “Albardo”, un toro muy serio y armado, que fue fiero, encastado y complicado. El Califa de Aragua lanzó la moneda al aire y cayó de cara, pues a su apasionada entrega se unió la encendida 
casta del toro, que le puso las cosas difíciles al diestro. Banderilleó en unión de Benítez (que clavó un gran par) no quedándose atrás El Califa, que colocó un buen par. Poderosos doblones del diestro, que toreó con garra y valor. Largos  naturales con un toro emocionante, por su seca bravura. Faena seguida con ardor y pasión, con un torero entregado y un toro crecido. Una fuerte voltereta terminó de caldear el ambiente y cuando “Albardo” fue indultado, al llevarlo el torero a la puerta de salida, sufrió otra tremenda voltereta de la que salió conmocionado. Dos orejas simbólicas, para una gran tarde de El Califa de Aragua.

FICHA DE LA CORRIDA
Plaza de toros de Mérida
Lunes 16 de febrero.
Quinta corrida de feria.
Casi lleno en tarde agradable.

Cinco toros de Los Ramírez, desiguales de presentación. Bravos y nobles primero y tercero. Noble el cuarto, parado, tardo y soso el quinto. Bravo y encastado el sexto, “Albardo”, número 220, negro, que fue indultado. Un toro de Rancho Grande (segundo), deslucido.
Pesos: 478, 435, 445, 442, 490 y 492 kilos.
Leonardo Benítez, de lila y oro: Silencio y oreja.
Morante de la Puebla, de verde botella y oro: Silencio y bronca tras aviso.
El Califa de Aragua, de rosa y oro: Dos orejas y dos orejas simbólicas. Salió a hombros.


Destacaron en las cuadrillas el picador William Hidalgo “Llanerito”, que colocó un gran puyazo al 
quinto, en la brega Gerson Guerrero. En banderillas Enzo Antequera. El ganadero Ricardo Ramírez salió a hombros.