Publicidad

Publicidad

26 de febrero de 2015

Tenemos Toreros, Ole Venezuela


Por: Giovanni Cegarra


Los toreros venezolanos, novilleros y matadores de toros, han dado la cara, enarbolaron con gran orgullo, pundonor profesional, la bandera taurina venezolana, en el pasado Carnaval Taurino de América 2015, organizado por la Empresa Taurina Ramguertauro SRL, que tuvo como escenario la Plaza de Toros Monumental Román Eduardo Sandia de Mérida, Estado Mérida, occidente venezolano y bien claro quedó, a la vista de todos, de propios y extraños, taurinos y no taurinos, que en Venezuela tenemos toreros, la Fiesta Brava tiene permanencia.

No tiene discusión, Mérida, el Carnaval Taurino de América 2015, lo refrendó por todo lo alto, tenemos toreros, ole Venezuela.

Sentimos inmenso orgullo y satisfacción, observar en la arena taurina merideña venezolana, a los jóvenes novilleros, alumnos de las Escuelas Taurinas de Mérida, San Cristóbal y Maracay, poner el todo por el todo, para dejar sentado su pasión, afición, ilusión, ambición profesional, pese a que habrán de corregir maneras y más aún, ver a nuestros matadores de toros de San Cristóbal, Mérida, Tovar, Caracas, Maracay, Valencia, torear a encierros de ganaderías venezolanas bien presentados, pocas veces vistos en el coso taurino merideño, con gran temple, sentimiento, profesionalidad, pulcritud torera, que ha dignificado por todo lo alto, la Fiesta Brava en Venezuela.

Mérida, su Plaza de Toros Román Eduardo Sandia, el Carnaval Taurino de América en el marco de la XLVI Feria del Sol 2015, lacró y refrendó, con sello de oro, que en Venezuela, tenemos toreros, profesionales del toreo que dignifican nuestra Fiesta Brava, que se merecen el apoyo incondicional de todos por igual, de los empresarios que deben jugar a lo nuestro por encima de todo, de ganaderos, gremios, comunicadores, comisiones taurinas, aficionados, gremios comerciales y de turismo, autoridades municipales, regionales y nacionales.


Ahora más que nunca, la unidad nacional taurina, es necesaria en el país, sin distingos de clase, posición, sentimiento personal o grupal, debemos convertirnos en un gran frente unido de lucha, contra los adversarios, para vencerles en gallarda lid, hacerles entender en franca convivencia ciudadana y a las pruebas me remito, que hoy por hoy, es indiscutible, la consolidación, fortalecimiento, permanencia de la Fiesta Brava en Venezuela y olé.