Publicidad

Publicidad

27 de abril de 2015

Alexander Guillén preparándose en el campo bravo español


Por: Rubén Darío Villafraz
 
Con miras a no perder continuidad en el curso de su campaña como matador de toros, desde hace varias semanas se encuentra en suelo español el diestro emeritense Alexander Guillén, quien en intensas jornadas de campo, se ha venido preparando en completos tentaderos tanto de vaquillas como de utreros y toros a puerta cerrada.

Guillén cortaría una de las orejas que se concedió en la pasada Feria del Sol, exactamente la única que se paseó en el festejo nocturno, tras despachar serio ejemplares de La Cruz de Hierro y Los Aranguez, y previamente había actuado en la Feria de Tovar, sin mucha suerte. De allí que haya tomado los avíos, para mediante invitación del matador de toros y primera figura del toreo, Sebastián Castella, se instalara en Sevilla, donde por estos días ha aprovechado para pulir su depurada técnica delante de los pitones, estos mismos que son esquivos tanto en festejos como en el exiguo campo bravo, donde es quimérico que un ganadero te invite a por lo menos retentar vaquillas o posibles sementales.

Es por ello que sin perder la ilusión, el que Guillén no desaproveche esta ocasión, y más de la mano de su gran amigo de inicios, Castella, para revitalizar cualidades de cara a la campaña taurina que ha venido realizando los últimos años por ruedos nacionales como del Perú.

Ganaderías como la de Carmen Borrero o Fermín Vioque, en compañía de matadores como el sevillano Manuel Escribano o el tachirense Marcos Peña “El Pino” y el actor y aficionado practico Sandy Olivares son entre algunas las divisas que su muleta y aspiraciones ha dejado plasmadas, de cara a arribar a suelo patrio con la lección aprendida que da estar y pensar y resolver los problemas que plantea el toro.













@rubenvillafraz