Publicidad

Publicidad

31 de mayo de 2015

“Tarapio” regresó con el toro bien presentado y bravo a Tejerías


Los toreros con el alcalde al finalizar el festejo. Observen las condiciones del ruedo.

Una oreja cortó Javier Cardozo

Por: Jesús Ramírez “El Tato”

El toro toro con el hierro de “Tarapío”, tuvo magnifica presencia el pasado sábado en la plaza de toros “Girón” del Club El Placer ubicado en Tejerías, del Estado Aragua, en la corrida de La Municipalidad que auspició la Alcaldía del Municipio Santos Michelena, cuyo alcalde Alcides Martínez identificado con la fiesta brava recibió la distinción de alcalde taurino del año, por su aporte y contribución al desarrollo del espectáculo taurino en su municipio.

Se lidió una corrida seria, muy bien presentada, con cara, lámina y trapío, con motor y movilidad que permitió lucirse a los cuatro espadas que no cortaron mas orejas porque el acero no cumplió su cometido cabalmente.

Vale valorar las acometidas francas de los toros con la divisa verde y oro de “Tarapío” pese a las pésimas condiciones del ruedo convertido en un lodazal tras el torrencial aguacero caído que obligó a retrasar el inicio del festejo.

JAVIER CARDOZO toreo superiormente con el capote al que abrió plaza y con la muleta estuvo valeroso, enterado y firme superando los escollos normales de la inactividad ante un toro bien presentado y con bravura. Despachó pronto y recibió una oreja que a la postre sería la única de la tarde.

JUAN JOSE GIRON demostró estar preparado para el resurgir del glorioso apellido. Asentado, con firmeza, toreando con gusto y reposo en variadas tandas sobre todo con la diestra entre la aprobación general. Dejó buen espadazo que no surtió efecto inmediato perdiendo así las orejas que tenía conquistadas. El toro lo había brindado a la señora Maribel de Branger, de la ganadería “Tarapío”

CESAR VANEGAS se lució por verónicas de lujo en su astado. Tras salir de los jamelgos, el tarapieño fue el que menos opciones díó a un espada que opto por la brevedad entre el silencio general.

PEPE COLMENARES entusiasmo a los aficionados que casi llenaron el bonito coso taurino con su entrega y valor en labor muleteril de algunas intermitencias, respaldada por los aficionados que hasta lograron solicitar el indulto del astado. Tampoco se echo pronto el de “Tarapío” tras el uso de la espada, quedando el pañuelo blanco oculto en las manos de la autoridad que presidió el doctor César Villanueva.