Publicidad

Publicidad

14 de junio de 2015

Javier Silva incrementa su preparación para el compromiso de Maracay


El novillero venezolano Daniel Castillo, el peruano Roca Rey, Javier Silva
y José Antonio Campuzano al finalizar el entrenamiento
en la ganadería Marques de Albaserrada
Por: Jesús Ramírez “El Tato”

Un caso edificante de perseverancia, afición y profesionalismo es el del matador de toros venezolano Javier Silva, alternativado en Maracay hace ya casi 13 años y que no se ha doblegado ante las cicaterías de las empresas venezolanas que relegan a muchos valores que se abren paso con sacrificio y auténtica vocación.

Javier Silva lleva ya varios años en España, sumido en su mundo taurino, afincado en la ganadería del Marqués de Albaserrada, de donde obtiene laboriosamente el pan para subsistir y alimenta su desbordante afición toreando y preparándose para cuando surjan los compromisos.

Esta semana fue gentil anfitrión en la ganadería del matador de toros José Antonio Campuzano, del joven novillero peruano Roca Rey que se abre paso en España con triunfos convincentes y el paisano Daniel Castillo, otro luchador incansable del complejo mundo taurino.

Ahora Javier Silva incrementa su optimismo y preparación al saberse anunciado en la plaza que le convirtió en matador de toros el 4 de agosto del 2002 con el toro “Estrella” de “Tierra Blanca” de 458 kilos. El domingo 2 de agosto regresará a la plaza de calicanto con fe e ilusión, integrando un gran cartel nacionalista con toros de la emblemática ganadería carabobeña de “Tarapío”.

El moreno diestro que se ha constituido en panacea de muchos matadores y novilleros venezolanos en la finca de Albaserrada regresará al país unos días antes del compromiso en Maracay para visitar ganaderías venezolanas en labor preparatoria para el gran triunfo que ha de acompañarle en su regreso a la plaza de sus inicios.