Publicidad

Publicidad

11 de junio de 2015

La Crisis de La Fiesta de Los Toros en Venezuela, Un Problema de Conciencia de Los Taurinos Venezolanos



Por: Rafael Escalona

Cuando sopesamos la necesidad, el volumen y complejidad de respuestas; así como las salidas o soluciones que hay que construir y buscar para superar la aguda crisis que vive la Fiesta de los Toros en Venezuela, nos encontramos con un profundo abismo en el que estamos hundidos y no atinamos a calibrar la magnitud de la responsabilidad que tenemos todos los Taurinos venezolanos, de pensar en serio por resolver de manera definitiva esta situación que cada día se hace más apremiante por muy difícil que sea.

Es por tanto, necesario unir a los Taurinos y trabajar juntos en beneficio de la Fiesta para alcanzar el objetivo común.

En el espectro taurino venezolano hay espacios que aunque comparten lugares comunes, con ideas legítimas y con todas las convicciones defendibles a ultranza por sus endosatarios, que a rajatabla se creen dueños de la verdad; transitan por cauces de una legalidad bobalicona, sin saber que son artífices de regionalismos secesionistas y excluyentes que los hacen ver diluidos y debilitados; con pies de barro que han hecho que no exista una genuina convivencia y que prevalezca un verdadero estado de derecho y un orden social que son requisitos esenciales en todo espectro humano y artístico frente al que no caben astucias, ni atajos, ni arañazos y menos abadejos que dañan la Fiesta de los Toros en nuestro país.

Los Taurinos venezolanos sufrimos cuando escrutamos esta crisis, no hacemos nada –o hacemos muy poco-, por reorientar o retomar un rumbo que se inserte en el corazón de una afición taurina que despreciamos con nuestros comportamientos y solo nos conformamos con tomar acciones y medidas inmediatistas, populistas, ganadoras al corto plazo pero destructivas de la Fiesta de los Toros al mediano y largo plazo. Vivimos un agotamiento que nos lleva a convertimos en estafadores de la voluntad de ese aficionado taurino, a sabiendas que muchos protagonistas del mundo del toro se consideran el antídoto al problema, cuando son inoculantes de ideologías piaras y de movimienticos que solo pretender separar y erigir barreras para seguir fomentando fracturas en la Fiesta.

Escucho atentamente la posibilidad que se pudieran dar procesos de elecciones en algunos Gremios Taurinos, ojala y esta crisis pudiera permitir iluminar a sus protagonistas para que unifiquen criterios, también para que puedan entender que la integración es el signo de estos tiempos. Es la única manera que conozco para garantizar nuestra influencia positiva en el aficionado Taurino y la fortaleza de la Fiesta de los Toros, en esta época tan compleja que nos ha tocado vivir.

Pareciera que algunos protagonistas del mundo del Toro en Venezuela han sido sumamente metódicos en la destrucción de nuestra Fiesta y han ido cumpliendo paulatinamente con los objetivos que se han planteado; con honrosas excepciones, van en la vía contraria al progreso y desarrollo; esos comportamientos solo los han llevado a transitar caminos que han conducido al fracaso.

No se trata de seguir con la retahíla de problemas que tenemos; no, el problema es más profundo, se trata de un nuevo orden de actuación personal del Taurino venezolano, de la vinculación seria entre nosotros como Ciudadanos que somos; y cuanto más poder se delegue en las Instituciones que sepan cual es su misión y cuanto más sepan cuáles son las reglas de juego sobre los cuales edificar las responsabilidades, basadas en la confianza, el respeto, la prosperidad y la libertad de los Taurinos de poder lograr tener una legitima Fiesta Taurina, esto evitará que tengamos que sacar salvavidas de última hora que de seguro nos ahogaran en la ignominia. De mi parte no queda más que reconocer que lo primero es salvar las diferencias, porque es cierto ese dicho, ya que hablamos “mirándonos al ombligo” a sabiendas que o nos unimos o nos hundimos todos.

Creo que no hacen falta más palabras, ojala prive la ponderación y la sindéresis para demostrar que si se pueden hacer bien las cosas. Todos tenemos una responsabilidad que cumplir, ojala los demás protagonistas puedan cumplir la suya. Eso, si tenemos conciencia, ayudará mucho a mejorar la Fiesta de los Toros en Venezuela.