Publicidad

Publicidad

12 de noviembre de 2015

La Feria de La Chinita en pos de recuperar su trascendencia

El anuncio de tres figuras en la actualidad como es el extremeño Talavante y los sevillanos Escribano y Luque, además de nuestras primeras cartas del toreo nacional, Orellana y “El Califa de Aragua”, con toros de supuesta garantía, han devuelto el interés por la otrora gran cita taurina zuliana


Por: Rubén Darío Villafraz

Para nadie es un secreto que a la par de lo que fue en su el momento de mayor esplendor la Feria de Valencia (hoy en día en horas bajas por segundo año suspendida) la sombra del declive eclipsó la que por muchos años fue la cita de referencia en el penúltimo mes de año taurino venezolano. El desastre empresarial que supuso el paso por este redondel del heredero de Don Roberto Marubini en la Plaza de Toros Las Trinitarias, hizo de lo visto y presentado una verdadera parodia, donde el tipo de toro (abecerrado llegando al extremo afeitado) y toreros prestándose a esta “estafa”, hicieron correr de los tendidos el poco serio y entendido publico marabino y de otras partes del país que contaba con la cita ferial zuliana como referencia… En pocas palabras, corrieron al público de la plaza.

A este mal endogámico que viene sufriendo plazas puntuales nacionales desde hace unos años (no exenta nuestra monumental merideña), se le unió el discurso antitaurino de la iglesia marabina (en específico Monseñor Ulbaldo Santana), prohibiendo en el calendario ferial fechas claves como la corrida nocturna del día central, así como el ambiguo criterio de autoridades municipales y estadales en la persona de la actual Gobernadora Evelyn Trejo de Rosales, quien solapadamente ha permitido ataques puntuales y directos a uno de los espectáculos referencia de las festividades en honor a la patrona zuliana como es la Virgen de La Chiquinquirá.

Es por todo esto que urgía que por lo menos se le cambiara de aires al aspecto taurino a la que fue una de las ferias referencias del calendario, incluso hasta con cuatro corridas y una novillada en su programación. Este año los polémicos empresarios Ricardo Ramírez y Juan José Guerrero, han unido en su apuesta al joven empresario tovareño José Antonio Montilla. Los tres, han hecho y amalgamado el esfuerzo –en tiempos supremamente difíciles para el toreo nacional por cuestiones económicas- en presentar dos corridas de toros con nuevamente nombres de interés para el aficionado, que ojalá y con la intensa estrategia de marketing que han vendido dichos carteles, ocupen de público una de las plazas de toros monumentales más bellas y maltratadas por los propios supuestos taurinos, del circuito nacional.

El Toro, Prioridad Si Se Quiere Rescatar El Respeto A Esta Plaza

Es bueno destacar que la importancia de lo que se haga o resulte en el ruedo lleva implícito el tipo y seriedad de toro que se lidia en la plaza. Es este elemento sumamente importante, de allí que la prioridad que deben abocarse los “ramguertauros” que se estrenan este año como empresa en Maracaibo, es presentar el toro que impone respeto, categoría y trascendencia a lo que los distintos espadas hagan en el ruedo. De nada serviría copiar los mismos vicios de otrora, cuando en estos momentos la fiesta de toros es cuestionada no solo por el guetto animalista, sino también por su integridad.

Para tal efecto, toros de dos ganaderías andinas como son Rancho Grande / El Prado propiedad del Lic. Hugo Domingo Molina, y Los Ramírez, del propio Ricardo Ramírez, serán la base de lucimiento del par de calurosas tardes que nos aguardan este fin de semana. Nuevamente, el toro con el peso, edad y trapío reglamentario, e incluso un poco más de lo exigido, seria a primeras, el primer aditamento de éxito de esta edición, que arribaría a su media centuria.

Nómina De Toreros De Interés

El ver anunciado a toreros que han estado en la principales ferias españolas como es el caso de Alejandro Talavante, Daniel Luque o Manuel Escribano, así como puntuales con el sevillano Esaú Fernández (de reciente triunfal paso por la Feria de Tovar) acompañados de tal vez los matadores nacionales más en forma en la actualidad como es el tovareño Rafael Orellana (el único de los anunciados con el aval de haber ganado el Rosario de Oro hace par de ediciones) y el maracayero “El Califa de Aragua” motiva a pensar que si el elemento toro se deja hacer las cosas que saben hacer estos diestros, veremos fiesta brava a plenitud, tal y como espera la numerosa grey de público y aficionado que anhela el campanazo de éxito en el remozado ruedo marabino.

@rubenvillafraz