Publicidad

Publicidad

1 de noviembre de 2015

Los niños disfrutaron del Festival Taurino del Mérida Country Club


Foto: Clarisa Garbati

Por: Giovanni Cegarra

Tarde de gusto, ilusión, alegría, entusiasmo infantil, de póstumo homenaje a Don Otto Rodríguez Jáuregui, ha sido el Festival Taurino por el LXXVIIº aniversario de fundación del Mérida Country Club de Mérida, Estado Mérida, occidente venezolano, celebrado en su Placita de Tientas César Faraco, la tarde y entrada noche del sábado 31 de octubre.

A casa llena ha sido la tarde sabatina de fin de mes, en este Festival Taurino en la que los pequeñines, de ambos sexos, han sido singulares protagonistas, observando junto a sus padres, sin trauma y daño psíquico alguno, la lidia de las cuatro vaquillas de El Trébol, bravas, de embiste, que permitieron el lucimiento que los actuantes, los matadores de toros Erick Cortez, Marcos Peña El Pino, Rafael Orellana, el Aficionado Práctico Augusto Rodríguez y alumnos de la Escuelas Taurinas de Mérida/Tovar, éstos últimos que se llevaron sus achuchones sin mayores consecuencias.

Lástima que los Defensores del Pueblo a nivel nacional como regional, no estuvieron presentes en este Festival, para que se hubiesen percatado de como niños, niñas y adolescentes merideños disfrutaron, sin ningún tipo de trauma del espectáculo y si por una, allí hubiesen estado, les aseguro como reza el dicho salen con el rabo entre las piernas.     

De los que he asistido en la Placita de Tientas César Faraco del Mérida Country Club, cada año de celebración de su fundación, este del sábado 31 de octubre, ha sido, aparte de emotivo, de gusto torero, gratificante al observar a niños de cortísima edad vociferar los lances de los toreros ante las bravas vaquillas de El Trébol, olé toro, olé torero, aplaudir con ganas, algo que lamentablemente el Defensor del Pueblo Nacional y Regional, se han perdido y es lógico, es muy profundo para ellos y olé.