Publicidad

Publicidad

10 de noviembre de 2015

“O llevaras luto por mi”



Por: Kike Rosales

Así se titula el libro escrito por Dominique La Pierre y Larry Collins,  sobre la vida de Manuel Benítez “El Cordobés”, la historia del hombre que puso un punto de análisis histórico en el toreo y que aun siendo novillero ya se había hecho millonario.

Más allá de lo bien escrito que está  y que esto no pretende ser un análisis literario; lo que se nos quedó para siempre fue la frase que sirve como título el día que “el renco” (como también le decían) lo habían dejado torear en su pueblo Palma del Rio, después de haber sido expulsado del mismo por “robar gallinas” y ser un  truhan.

Llegar al mismo a torear una vaca y vestirse en la casa de su hermana mayor (ANGELITA) que estaba andando en una pobreza franciscana; le permitió algo que el “mechas” cumplió al tiempo, “o te compro una casa o llevaras luto por mí”; palabra empeñada y honrada.

Ser torero es un sueño para salir de la miseria; aunque en los últimos tiempos…

Se necesita pagar las novilladas, y si los muchachos tienen padres con dinero pues es más fácil abrir camino, después cuando toman la alternativa y deben “arreglar cuentas” con quien maneja sus asuntos aparecen gastos de verdad increíbles.

Nos permite un dialogo imaginario, él apoderado hablando con el nuevo matador después de la alternativa; “te acuerdas del tentadero donde Don fulano, pues las vacas se pagaron a tanto, el café que nos tomamos costó tanto, la rosquilla de pan también tiene precio, las diez gaseosas de la merienda también te los descuento, el paquete de cigarros que se fumó el mozo de espadas y el agua que me bebi,ahh se me olvidaban las monedas del baño donde hicimos pipi en el negocio de carretera aquel”; también va incluida la gasolina, por lo tanto el descuento cuando se toma la alternativa deja al novillero con solo lo de poder pagar el bus, es fácil confirmarlo, basta con preguntarle a muchos que pasaron por esto.

El comercio desde hace rato ha tomado el mundo del toro, apoderados que te cambian la palabra empeñada o el documento firmado aumentando precios que no estaban estipulados o “embolatando” fechas; como lo de Campuzano quien maneja al Peruano Roca Rey y su no venida a Mérida.

Toreros que sueñan con llegar a ser figuras, con la misma intención del Cordobés, solo que en este momento deben volver a comprar la casa que tuvo que vender la familia  y cambiando la maravillosa oración  titular del libro   por un, “te pago la casa  y no llevaras la ruina por mí”.