Publicidad

Publicidad

2 de noviembre de 2015

Torería En El Country Club de Mérida



Por: Gaby Parra

El sábado 31 de octubre se llevó a cabo el homenaje póstumo al Dr. Otto Rodríguez Jáuregui, ganadero, empresario, impulsor de la fiesta brava en nuestro país, en la plaza de tientas Cesar Faraco del Mérida Country Club. Estuvo presidido por la Comisión Taurina de Mérida. Con un lleno total se dio inicio al paseíllo encabezado por los matadores de toros Erick Cortez, Marcos Peña “El Pino”, Rafael Orellana y el aficionado practico Augusto Rodríguez, junto con los alumnos de la escuela taurina de Mérida y Tovar.
                                                                                        
Comenzó el festival con la lidia de una vaca que fue brava el maracayero Erick Cortez, toreándola muy bien de capa. Con la muleta demostró que domina el toreo campero, entendió la embestida corriendo la mano y dándole la distancia. El público agradeció la faena de Cortez al cual premio con la vuelta al ruedo.

La segunda vaca fue una perita en dulce llena de fijeza y nobleza donde vimos la clase del tachirense Marcos Peña El Pino, naturales de gran peso y pases en redondo al igual que los de pecho, la entendió perfectamente y con los pies clavados en la arena dejo sello de la buena racha y triunfos que viene acumulando.

Siguió en turno el tovareño Rafael Orellana, recién llegado de tierras incas, donde cumplió una importante campaña de unos 14 festejos  con grandes triunfos.  Orellana dejo sello del oficio que posee y domina, ante una becerra más paradita pero a la  que supo meter en su capote y muleta, buenos derechazos y naturales. Al igual que sus compañeros dio la vuelta al ruedo.

Cerro el festejo el aficionado practico y hermano de Don Otto, Augusto Rodríguez, que estuvo muy bien con el capote, brindo con mirada al cielo a su hermano y dirigió bonitas palabras a Doña Nieves, viuda de Rodríguez, así comenzó su lidia muleteril para torearla muy bien, aunque la vaca por momentos se colaba, supo entenderla muy bien Rodríguez, demostrando el arte que posee.

Cerró el festejo dando una vuelta al ruedo junto a los acompañantes del cartel, y los alumnos de las escuelas de Mérida y Tovar.

Estamos seguros que nuestro “Socio” Dr. Otto Rodríguez como usualmente se dirigía a muchos, estuvo presente en este bonito y sentido homenaje que al igual que sus familiares lo disfruto y celebro allá en el cielo, vaya para usted un Olé.