25 de febrero de 2016

Lección Taurina Andina




Por: Giovanni Cegarra
 

Enero y Febrero han sido por demás relevantes para la Fiesta Brava en Venezuela, producto de la celebración de dos grandes Ferias Taurinas Tradicionales cumplidas con todo éxito artístico empresarial, como han sido la LIIª Feria de San Sebastián en San Cristóbal, Estado Táchira y la XLVIIª Feria del Sol con su Carnaval Taurino de América en Mérida, Estado Mérida, occidente venezolano, en las que la afición ha respondido como nunca, toda una gran lección taurina que dejó perplejos a muchos y sin argumentos a los adversarios de la Fiesta.

Lección taurina andina para toda Venezuela, en momentos en que el país afronta y confronta una de las más crudas coyunturas socio económica política que indudablemente también afecta a nuestra Fiesta Brava en el camino más escabroso de su existencia.

Nada fácil se la tiene lo taurino venezolano en su futuro inmediato por lo que la lección que nos ha dado la afición taurina en las Ferias de San Cristóbal y Mérida, lo dice todo, marcó el deseo que se tiene de observar un buen espectáculo, de preservar, conservar, defender, fortalecer la Fiesta Brava, que es necesario ya dejar de lado la desunión, mezquindad, rencilla interna, dualidad innecesaria de gremios, que nos organizamos por el bien de ella o somos derrotados.

Montar una Feria Taurina en Venezuela, hoy día no es nada fácil, ni para el empresario ni para el ganadero ni para los toreros ni para la propia afición, toda vez que la crisis ahoga sin mirar a quien y en base a la lección taurina andina que ha dejado la afición, de manera especial, la del Carnaval Taurino de América en Mérida, Estado Mérida, en el que la juventud refrendó el Sí a la Fiesta Brava gracias a la iniciativa de la Empresa Taurina Ramguertauro SRL de tomarlos en cuenta, ojalá ésta se multiplique al resto del país, la seriedad, pulcritud, calidad del espectáculo, dignifique como debe ser, nuestra Fiesta Brava.

En tiempos de crisis, la unidad y esfuerzo se impone por delante, sin distingos de clase y posición, unidos jamás seremos derrotados y olé.