Publicidad

Publicidad

13 de marzo de 2016

“El Califa de Aragua” Brillo con Luz Propia en la Feria del Sol



Por: Nikolas Babin

La tarde vivida en la Plaza de Toros Román Eduardo Sandia de la ciudad de Mérida  el 8 de febrero del 2016 será recordada por mucho tiempo como una de las tardes de toros más importantes de la historia actual de nuestra fiesta brava, una tarde donde el arte, la magia, la emoción y la bravura se hicieron presentes para que cual receta de una verdadera exquisitez formaran parte de una verdadero banquete taurino de primera categoría que más de 15 mil personas pudieron presenciar.


Un lleno rebosante, que obligo a la empresa a colocar el cartel de “No Hay Billetes” desde horas de mediodía, un ambiente incomparable y la expectativa de todos por disfrutar de una gran tarde de toros, y así fue Ponce, Talavante y el venezolano “El Califa de Aragua” junto a la colaboración de los ejemplares de “Los Ramírez” nos brindaron una tarde de ensueño.

Nuestro representante en el cartel, el diestro aragüeño Ramis Hassan Rodríguez “El Califa de Aragua” no tenía un fácil compromiso, los alternantes españoles habían ya cortado 2 orejas cada uno y tenían la plaza inundada de arte y magia, entonces salió “Harry´s” de los chiqueros y la emoción se hizo presente en el ruedo merideño.

El Califa desde su saludo con e capote entendió a la perfección las embestidas del castaño de “Los Ramírez”, cubrió con su acostumbrada solvencia el tercio de banderillas haciendo explotar los tendidos, toreo con la muleta al compás de las embestidas del astado  sacando el máximo provecho a la gran calidad del ejemplar que embestía sin cansancio a las telas del torero aragüeño, el grito de ¡Venezuela! ¡Venezuela! se hizo presente en la plaza y la emoción se desbordo.

Una combinación perfecta se ha creado entre este nuevo ídolo de la tauromaquia nacional y el hierro del ganadero Ricardo Ramírez y al igual que “Buenacopa”, “Imperialista”, “Alabardo” que en festejos anteriores han sido indultados por el aragüeño, “Harry´s” un castaño herrado con el numero 242 consiguió el perdón de la vida para ahora perpetuar su bravura en la vacada de “Los Ramírez”.


El Califa de Aragua brillo con luz propia en una tarde para la historia, saliendo a dar los mejor de si en cada suerte, caracterizado con esa entrega que tantos triunfos le ha brindado en nuestras ferias, reconocido en esta oportunidad como el mejor torero venezolano de la feria merideña por El Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida y La Asociación Taurina de Mérida, siempre acompañado con el carisma de un torero querido por la afición y que se erige como el nuevo ídolo de la tauromaquia nacional