Publicidad

Publicidad

11 de abril de 2016

César Girón y aquellos dos rabos en Sevilla


El Indio caribeño cortaba dos rabos en Sevilla. (Foto: Cortesía/)


Por: Cesar Dao Colina

*Para Francisco Pancho Mauri y a la Gironera, con afecto en el tiempo

*CONFESAMOS, que nos agrada más la crónica taurina que la crítica. No hay manera ni forma, como dice Pablo Alborán, para disimular los arrestos para ponderar la famosa frase que reza: hacer un traje de torear es adornar la vida para jugar con la muerte. Y, allí, en ese azar lúdico, se sumergió un hombre que se llenó de gloria, de sangre, de fama como de un recio piso torero.

Empecemos por el nieto

*COMENCEMOS al revés. Un día, estando en la Plaza Cuba, Casa de José Luis, en Triana, nos invitó a un tentadero don Alfonso Guardiola Domínguez, famoso ganadero de El Toruño, quien se honró en visitar esta ciudad y -quedarme perplejo cuando vi la majestuosidad de la Plaza de Toros Monumental de Valencia-Venezuela-. Don Alfonso, con acento moteado en alquitrán aspirado y buen caldo de verano, refería:- es que el nieto de César Girón, tu paisano, va a tentar unas vacas.

Y rumbo al Cortijo

*PASANDO por la localidad de Dos Hermanas, su Mercedes, tragaba millas sin detenerse, a la vez, que refería, con un dejo de esperanza:-ojalá ese chaval saque, al menos, dos cilindros de casta de su abuelo para que acabe con esto; tiene buenas maneras, pero, esto es muy duro, yo que sé&

*LE RECORDABA al amable criador de abolengo, que en Utrera, el cante grande lo bordaban las hermanas Fernanda y Bernarda, lo que asintió con un gesto de clara aprobación.

Y no por el rabo cortado a un toro de mi padre

*DE REPENTE, Guardiola, amante de la sangre Pedrajas más que la de Villamarta, ese hijo de don Salvador, recorta la marcha y se aparca a un lado de la carretera, lo que nos llamó la atención de manera nada común& y, casi saltando de su asiento, aclama:-Mira, tú, que tanta fama tienen esas hermanas como ese perro de presa vestido de torero que se llamó César Girón, quien no tuvo piedad, compasión, ni mimos, mucho menos dio cuartel abierto y franco a quien se colocó a su lado como alternante en cualquier plaza y en cualquier país. Era un terremoto entre la casta y la raza, la entrega y el amor propio; claro, sé que no es para menos-subraya don Alfonso-porque pasó la canina hereje, el hambre hecha miseria para llegar adonde exactamente llegó:- a toda una indiscutible Figura del Toreo; indiscutible y no os lo digo porque le cortó un rabo, de los dos cortados en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, en (48) horas, en Sevilla, eh, en Sevilla, a un toro del hierro de mi padre, es que un león herido se quedaba de babas al lado de César, eh.

¡Ese público no estaba loco, se volvió loco con Girón!

*NO va a resultar fácil ningunearle los triunfos a César Antonio Girón Díaz y, hoy, por donde corre la vertiente histórica de una manifestación vertida en casetas, bombillas y toros se unen, como dijo, el criador de reses bravas, todas las arenas, iniciándose desde Madrid, donde su nombre no provocaba el bostezo ni el sueño que muchas veces hoy se despierta en los tendidos, y, todavía, en esa mina de albero de Alcalá de Guadaira, en ese arenal maestrante, se recuerdan las tardes del (27) y (29) de abril de 1954, cuando Girón, se alzaba en guerra con dos rabos; la primera alternando con Manolo Vázquez y Pedrés con reses de Cobaleda y la segunda, con Manolo Carmona y Juanito Posada con Guardiola Fantoni. ¡Esa hazaña, aún, nadie la ha rebasado luego de (62) años& ! y mire la cantidad de figuras que han pasado por el coso del Baratillo:& Sevilla!

Y Manolo Carmona estaba en el tentadero

*ESE día de tienta, se encontraba Manolo Carmona, alternante en la segunda tarde; colorado y bajo de estatura, quien, refiriéndose a César, plantó:-¡Girón, fue una mezcla valor, oficio, personalidad, raza de la buena, peleado con él mismo; siempre con un yunque de rabia y entrega; toreaba hasta Miuras y para ganarle la pelea había que tragarse un volcán; era tó echáo palante!

*SUELTO: Seis naturales/recios/seis maravillas/allí va César Girón/con la estrella de Sevilla...