Publicidad

Publicidad

11 de abril de 2016

"Pero nadie se quiere morir"


Por: Kike Rosales

La situación actual de las corridas de toros en el país debería obligarnos a buscar la manera de poderlas enderezar, las ferias en los pueblos descienden de manera alarmante y eso no es bueno.

Razones hay, comprar una corrida es de un costo casi inalcanzable, aducen algunos que los ganaderos esperan las ferias donde se pueden conseguir “dólares cadivi” y así el precio del encierro se pone a la par de la moneda extranjera; quedándose así para todas las ferias.

Tendríamos que ver también que Tener una ganadería de lidia es algo muy costoso, además se sufre la escases de alimento concentrado y medicina veterinaria, cuando lo consiguen es a precios muy altos, eso aumenta el costo de forma alarmante.
Lo otro es que la prohibición legal está ganando espacio, se cierran plazas, no solo prohibir la entrada de menores, también están buscando que para asistir a las escuelas se debe tener 18 años

Todos invocamos “la unión”, así nos falte un plan, una línea, un proyecto, un propósito una idea o algo, pero eso sí unidos todos queremos estar.

Cuando vemos que unión es solo una palabra, cuando lo lidiado en los ruedos no cumple requisitos mínimos, cuando aparecen demandas y se caen por “insulsas” y no por defensa tenaz, vemos que la frase de Robert Kiyosaki describe tajantemente los toros en Venezuela, “todos quieren ir al cielo pero nadie quiere morir”.