Publicidad

Publicidad

14 de mayo de 2016

Crónica de una muerte anunciada



Por: Kike Rosales

Lo más curioso del cuento de García Márquez es que comienza diciendo el hecho a consumarse, “el día que lo iban a matar Santiago Nassar se levantó a las 5 de la mañana”, todo por la devolución de la novia recién casada.

El asunto es que el novio terminó el reciente matrimonio porque Angela Vicario no era virgen y según ella el que la había “deshonrado” era el Santiago
.
Así los hermanos de ella que habían bebido aguardiente con Santiago Nassar tomaron los cuchillos para matarlo, iban por todas partes diciendo que lo matarían como buscando que así el se fuera y ellos por esas cosas llamadas de honor no lo tuvieran que asesinar.

Mire ud que hay cosas que se parecen en la vida, hace poco en un coloquio de la plaza de toros de San Cristóbal gente de la comisión taurina entre ellas su presidente hablaron de una ida a Caracas para decidir terminar la concesión con la empresa que hoy hace la feria de San Sebastián.

La misma (la empresa) no aparece por ningún lado cuando faltan siete meses para que arranque el evento, han pedido eso si una serie de “rebajas” para poderla dar pero no reciben respuesta por parte de la la alcaldía.

Algunos ya hasta le han puesto nombre y apellido de quien daría la feria en el 2017, lo más curioso es la coincidencia con el inicio del cuento sobre el día que lo iban a matar, Nassar lo sabía pero no hizo nada, quizá pensó que los hermanos de la novia no virgen no se atreverían hacerlo por haber bebido aguardiente con el.

De allí es donde cada vez que alguien sabe que algo va ocurrir y no se hace nada permitiendo que suceda lo previsto se amparan en el titulo para decir, “vio, eso ya era la crónica de una muerte anunciada”.