Publicidad

Publicidad

4 de julio de 2016

Fabián Ramírez: Un auténtico maestro



Por: Víctor Ramírez “Vitico”

El pasado domingo 26 de junio la escuela taurina “Humberto Álvarez” de Mérida celebró una fiesta campera con el  propósito de que sus alumnos torearan y a la par se recaudaran fondos económicos para su mantenimiento mediante una vendimia.

Los  progresos de los jóvenes de la escuela son notorios, a pesar de torear muy poco. El entusiasmo e ilusión de los aficionados y profesionales que asistieron al evento fue notable, pues en esos aspirantes está la llama de la ilusión por recuperar el toreo en nuestro país desde su base, es decir desde aquellos que sueñan con ser toreros.

Pero en medio de toda la alegría por el bien hacer de los chicos de la escuela, la figura discreta de Fabián Ramírez cobró un aura de magisterio e inteligencia. Siempre atento, en un segundo plano, se pudo ver al maestro impartir desde el burladero recomendaciones, jalear con alegría las cosas bien hechas, desengañar a alguna becerra con el capote y sobre todo, estar perfectamente colocado para cuando la ocasión lo requería.

Fabián Ramírez fue un buen novillero, del que recuerdo una de las mejores estocadas que he visto en mi vida de aficionado en Mérida, un espadazo de libro que debería mostrarse en las escuelas para aprender a matar bien los toros. Posteriormente se hizo torero de plata, siendo uno de los mejores banderilleros venezolano. Toda su vida ha estado en el mundo del toro, y ahora como maestro de la escuela ha demostrado sus dotes para la enseñanza y sobre todo su gran afición. 

Maestros como Fabián Ramírez son los que hacen posible la regeneración del escalafón pues forman a los nuevos valores, que están llamados a perpetuar la fiesta de los toros.