Publicidad

Publicidad

16 de agosto de 2016

“a cada santo una vela”


Por: Kike Rosales

Cuando las cosas se ponen difíciles en lo económico muchas gentes que profesan la fe cristiana; colocan en manos de la imagen de un santo una petición de milagro. Con un cirio encendido esperan que esa llama sirva (como aval) para que se les  ayude a conseguir dinero con los mortales.

Entonces vemos como van variando las peticiones y los nombres de los Santos, San Pascual de Bailón, San Francisco de Asís y el Santo niño de Atocha a quienes  con el ofrecimiento de encender así sea un cabito de vela se espera consigan el milagro.

Para los no santos la cosa anda por otros derroteros. La feria de San Sebastián en lo taurino para el próximo año anda por deudas considerables, ante la ya sabida con los toreros Españoles se suma la carta pública de Gerardo Castañeda, padre del matador Fabio Castañeda quien cobra las actuaciones en los últimos dos  años.

También se dice que algunos ganaderos  todavía no han cobrado sus encierros.

Los dólares en este país son muy difíciles de conseguir, pero según Castañeda padre “reciben” también moneda nacional.

El habla popular le dio a la petición milagrosa un sentido que describe que las deudas se pagan; que a veces tanto “ofrecer” encendidos de lamparilla no son suficientes, y que los “milagros” económicos no se dan por una sola razón, es porque que se le debe “a cada santo una vela”.