Publicidad

Publicidad

27 de agosto de 2016

José Antonio Salas se gana a pulso la atención


Con la izquierda el merideño se asienta con el arte muy personal

Por: Jesús Ramírez "El Tato"

Con el paso del tiempo, la región andina venezolana, se ha convertido en la muestra mas nacional y casi universal del toreo de Venezuela.

Existe actualmente un desencuentro peligroso que pone en tela de juicio la cantera aragüeña antes inagotable así como la carabobeña por razones que pronto analizaremos.

Pero ahora no voy a hablar de Manolo Vanegas o Jesús Colombo que con justicia acaparan la atención, tampoco de "Maravilla", "El Pino" o Cesar Vanegas, con méritos sobrados, pero si de un joven serrano merideño, distinto a todos por su clase y personalidad, José Antonio Salas, que mezcla su toreo artístico con absoluto reposo, mando y clase, pese a las pocos festejos que torea.

Recientemente, Tariba y La Grita fueron escaparate o muestrario de su valía artística, vocación y esfuerzo.

Lamentablemente no pertenece a ninguna casa ganadera o empresa que se incline por ayudarle, aunque algunos ganaderos le han abierto las puertas de sus fincas.

Pero hay que ponerle atención seriamente a este joven valor, hijo del  aficionado practico  Leonardo Salas "Sopita", quien es su mayor impulso.

José Antonio Salas puede ser nombre de importancia en los carteles si las empresas lo ayudan. Ahora es el gran ausente de la novillada ferial de Tovar, donde no están todos los que son.

Y ahora que celebramos con optimismo la temporada europea de Vanegas y Colombo, no olvidemos a José Antonio Salas, firme promesa de relevo, que siente el toreo con arte y majeza y no como una lucha de todos contra todos