Publicidad

Publicidad

11 de septiembre de 2016

Cuando el toro está en el ruedo


Foto: Tauromagiaportal
Por: Kike Rosales 

Carlos Villalba el buen cronista, contaba en un libro algo que nos describía como lo tan único que son las plazas de toros en Venezuela, a veces el toro está en el tendido.

Lo vemos cuando plenos de bota y alegría dos paisanos les da por simular pases recibiendo el coro del resto del paisanaje con oles que en vez de taurinos son de pachanga.

Sigue en el tendido cuando, el de la charrasca la hace sonar convirtiendo el “charrasqueo”  en un llamado de atención porque en la arena no pasa nada.

Se oyen los gritos de los vendedores ambulantes, los del tendido de sol que llaman a un conocido que está en el de sombra, se miran las mujeres, se bosteza e incluso se va al baño, porque el toro está en el tendido.
El sábado 10 de septiembre, en el coliseo de Tovar se lidiaron los toros de las ganaderías de Rancho Grande y el Prado, y entonces vimos como el toro “empezó a bajar del tendido”.

Habría que empezar diciendo que casi todo el encierro mostró animales con presencia, nobleza y transmisión, que a dos le dieron la vuelta al ruedo y uno fue indultado.

También que estuvieron tan metidos en lo que llaman raza que superaron por momentos a los toreros.

Que el número  89, Añilero, fue indultado por bravura con fiereza, no de esa que llaman “bobalicona”, que tiene trapío y seriedad y que en la pasada feria de Mérida lo habían sacado del lote a lidiar pues “tenía muchos pitones”, es decir un toro serio, que además embistió al caballo con rectitud y peleó  en la buena vara que le fue recetada.

A veces la gente trata a los “fiesteros” de los tendidos como ignorantes de la tauromaquia, quizás en algunos casos puedan tener razón, pero los toros de Hugo Domingo, mostraron ese sábado en Tovar, que esa vaina se acaba, cuando el toro baja del tendido para estar en el ruedo.