Publicidad

Publicidad

4 de septiembre de 2016

Rafael Orellana y su Academia Taurina en jornada solidaria en Tovar

Por: Freddy Ramírez “Garapuyo”

La tarde noche del Sábado 03 de septiembre en la ciudad de Tovar será un mal recuerdo para muchos, sobre todo para todos aquellos que sufrieron el rigor del tiempo, la  fuerte lluvia previa a la novillada presagiaba que esta no se realizaría,  aun  contando con escenario techado, como es el Coliseo El Llano; al final después de muchos diálogos la novillada se efectuó sin contratiempos



A la misma hora la ciudad vivía  dos episodios uno, donde  la tragedia y el drama protagonizaban una noche  interminable, para no recordad pero si para tomar las previsiones y otro de  emoción con  la fiesta brava que se vivió con intensidad en Coliseo con una novillada de don Hugo Domingo Molina, seria, con movilidad muy buena para todos los novilleros.

A la altura del tercer novillo las redes sociales ya daban cuenta de los acontecimientos lamentables que producía el torrencial aguacero, con casas inundadas, los dignificados de siempre que construyen donde no deben, una Sra. fallecida y los  rumores de suspender los eventos feriales.



Este drama que vivió la ciudad de Tovar movió la fibra solidaria de la comunidad taurina sobre todo la Academia Taurina  Rafael Orellana, el propio torero  una vez que amaneció el día domingo, después de entrenar muy temprano -seis y media de la mañana-  reunió   a los alumnos de la Academia Taurina para ir en auxilio de  familias cercanas al Coliseo, en una jornada solidaria en la vecindad de “Piedra” su banderillero de confianza, allí entre todos ayudaron a sacar  enseres, muebles en medio del  lodo, después acudieron  a otros sitios a echar una mano; por ultimo en mayor numero sumándose amigos y  los novilleros peruanos  acudieron a la Urb. Los Educadores para  ayudar al profesor Ricardo Rosales y a otras familias  a retirar toneladas de lodo que invadieron sus casas…