Publicidad

Publicidad

15 de octubre de 2016

Cardenal Taurino


Por: Giovanni Cegarra            

A buen tiempo, con la gracia de Dios, recibimos la buena nueva de que su Santidad el Papa Francisco ha elegido al sexto Cardenal de Venezuela, designación papal que recae en la persona del caraqueño merideño Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo Metropolitano de Mérida, Estado Mérida, occidente venezolano, primado de la Iglesia Católica que a lo largo de su vida sacerdotal episcopal ha vivido, convivido, compartido su labor pastoral con su afición y pasión por el Arte de La Tauromaquia y en sus efectos, la Fiesta Brava Venezolana e universal, tiene su Cardenal Taurino.

Tengo la fortuna de contar con la singular amistad y haber compartido con Mons. Porras, El Chamo Porras, como le bautizamos en un compartir con los entonces compañeros de trabajo en la Televisora Andina de Mérida (TAM) recién que fuese ordenado Obispo Titular de Lamdia y Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida, por septiembre del año 1983, infinidad de vicisitudes, experiencias, anécdotas, sus visitas pastorales por los rincones poblados de la escarpada geografía merideña en loma de mula, su ordenación como Arzobispo Metropolitano de Mérida y por supuesto, su afición taurina.


La designación de Mons. Baltazar Porras como nuevo Primado de la Iglesia Católica Venezolana, llega a pedir de boca, en la difícil coyuntura socio económica política taurina que afronta y confronta este país sumergido en una intolerable diatriba política que a nada ha conducido hasta ahora por lo que la buenaventura de ser elegido por el Papa Francisco como Cardenal es un verdadero aliciente para los venezolanos, taurinos en general, ya que su palabra, consejo, guía pastoral espiritual, continuará con mayor ímpetu señalándonos el camino a seguir, unificando esfuerzos y voluntades para salir adelante en tiempos de crisis y con Dios.

Enhorabuena por Mérida, por la Región de Los Andes, por la Fiesta Brava, por  Venezuela entera, va por Ud. su Eminencia Cardenal Baltazar Porras y olé.