Publicidad

Publicidad

10 de octubre de 2016

Manuel Escribano: con la ambición de triunfo de un novillero



Por: Oscar Sánchez Campos.

Una fecha: 19 de Noviembre, una plaza: Maracaibo, Una ganadería: Don Juan Campolargo; dos toreros con ansias de triunfo: Manuel Escribano y Rafa Orellana.

MANUEL ESCRIBANO viene de una postergación obligada de reposo después del accidente que sufriera en la temporada española, con esa tesón y empeño propio de los hombres que nacieron para ser triunfadores para ser toreros, con ansias cual si fuera un novillero, con deseo de éxito.

RAFA ORELLANA es el mandamás de la temporada venezolana 2016, que con altibajos y quizá con euforia muy alentada por el deseo de vencer, tuvo un olvido del toreo clásico el cual él aplica y se fue al toreo alegre de euforia momentánea en la pasada Feria de Tovar; somos sabedores de su entrega cuando así lo requieren las circunstancias y esperamos que esta vez sea una de ellas porque siempre hemos tenido la confianza en su quehacer delante del toro. Vamos a verlo de nuevo en ese plan de torero serio, ya que el compromiso con su alternante le obligará y tendrá que poner la “carne en el asador” con hidalguía y clase de andino y venezolano.

El coso de las Trinitarias ha sido escenario de grandes eventos y famosos diestros; este año 2016, se desea que no desaparezca esta feria del calendario taurino nacional; por ello un grupo de aficionados y hombres del toro se han atrevido a jugarse el todo por el todo para no dejar extinguir a la afición zuliana y por que no, la afición nacional pues tal como están las cosas con los enemigos de la fiesta, tiende a disminuirse el número de festejos y la actividad en las plazas de toros nuestras, por una abigarrada necedad como todo lo que tocan solo con el pensamiento los “gobernantes corruptos” de turno; pero aquí hay un pueblo y una afición que no es fácil de dominar porque sus sentimientos desde nuestros antepasados nos dictan en la mente y los llevamos en la sangre con “ese gusanillo”, que no muy fácil se puede sacar, porque somos como buenos venezolanos: tenaces para luchar por nuestros derechos y libertades que se arraigaron en nuestras entrañas no solo con pasión taurina, sino con decisión de lucha y saber llegar a nuestros objetivos para exclamar con toda razón de causa y efecto.

Nos veremos, Dios mediante, en la cita obligante del 19 de Noviembre en MARACAIBO : ¡QUE VIVA LA FIESTA BRAVA… QUE VIVA ESTE MUNDO TAURINO!