Publicidad

Publicidad

28 de noviembre de 2016

San Cristóbal y Mérida perfilan citas feriales



Por: Rubén Darío Villafraz

A poco que la situación económica en el país no da para poco más que medio suplir las necesidades básicas, tanto personales como familiares y profesionales, el lio del toro en nuestro país no desmaya en por lo menos mantener lo poco que nos queda de tradición y pasión. Vemos como por ejemplo con dificultades propias de una feria compleja, la Feria de San Sebastián (para finales de enero) tiene en agenda en próximos días dar carteles feriales de sus cuatro corridas y una novillada, e igualmente la cita ferial emeritense (para finales de febrero), cinco corridas y una novillada.

Vemos el caso de la FISS 2017 como se estaría salvando “por los pelos” la realización de la novillada ferial, a razón de los números no cuadrarle a la empresa Grisolía su realización, dejando en ascuas las ilusiones del poquer de novilleros barajeados estar presentes. Finalmente la voluntad y tesón de Don Hugo Domingo Molina, Don Juan Campolargo y otros aficionados han permitido, además con la mencionada empresa, conseguir totalmente exonerados por lo menos los novillos, cuadrilla de subalternos y servicios de plaza para escenificar uno de los festejos que compone el abono, que finalmente estaría llevándose (completamente gratis) a cabo la mañana del próximo sábado 28 de enero, con los nombres de los espadas tachirenses Reinaldo Gil "El Táriba, Jhonatan Ortega y el merideño José Antonio Salas.

Del resto de festejos anunciados para el periplo taurino en Pueblo Nuevo, diversas y confusas las informaciones que se manejan, donde destacan el “tira y encoje” entre la señalada empresa taurina y la alcaldía capitalina tachirense, por el retraso en el pago de impuestos de la edición pasada, así como el cobro de dineros pendientes a ganaderías lidiadas en la edición de este año, lo que hace que tengamos la paciencia para que estos elementos internos (empresa-alcaldía-ganaderos aludidos) se resuelvan por el bien de una feria de gran peso en el devenir taurino nacional.

Por su lado a la Feria del Sol le programan e inventan una situación singular, como lo es el Año Jubilar del Cincuentenario de la Plaza de Toros Monumental de Mérida, que para tal efecto oficialmente se estaría cumpliendo en diciembre del próximo año, y si vamos a la Feria del Sol como tal, lo seria en la edición del 2019, pero como viene siendo de moda últimamente, hay que celebrarle por adelantado. Vaya a saber con qué manipulador interés del que se prestan muchos “caga tintas” de oficio.

De la plantilla de toreros y ganaderías escuetamente dada a conocer, se anuncian numerosos nombres de jovencísimos espadas a conocer, como también uno que otro torero veterano de gran interés por conocer, que no del todo ha motivado la venta del abono como otrora lo fue la gran cita emeritense, según detallan fuentes internas empresariales. Del mismo modo, un serial taurino ajustado a la situación monetaria de un país donde los grandes nombres de las figuras del toreo con este lio de los dólares tramitados por el gobierno y su engorroso pago en los últimos años, han preferido dejar a un lado en sus agendas por múltiples razones, tanto las ya señaladas monetarias como de otra índole.
@rubenvillafraz