Publicidad

Publicidad

17 de diciembre de 2016

Edgar Antonio, valor venezolano que se forja en tierras peruanas


Espadazos fulminantes y espectaculares le han revalorizado en tierras peruanas.


Por: Jesús Ramírez "El Tato”

Tras cumplir su primera temporada de matador de toros en ruedos peruanos, el joven espada aragüeño Edgar Antonio, hace balance y respira con optimismo luego de experimentar satisfactorios resultados y amoldarse a una campaña de distinto contenido por pueblos de la geografía inca, donde se vive con intensidad y pasión la fiesta brava.

Nos comenta que en un país que le ha abierto las puertas a los toreros del mundo, concretamente españoles, venezolanos y colombianos, no le ha sido fácil abrirse camino, con una fiesta muy distinta a la venezolana por muchos factores de tradición, organización y formación ganadera.

El torero victoriano, experimentado en la lucha por ruedos de Venezuela, Colombia y breve pasantía por España, se siente agradecido del apoyo recibido en Perú. Recuerda sus actuaciones triunfales tras su estreno de matador de toros en El Molino (Arequipa),el 16 de mayo donde debutó con el toro número 11 de nombre "ecuatoriano" de 510 kilos con el hierro de Chaviña. Luego en Sabogal (Cajamarca), dos triunfos seguidos en Moranlirio (Cajamarca), otros en Coracora, igualmente en Tarco, En Trujillo, Chuquizongo, donde fue el triunfador de la feria al lado del español Paco Ramos y el local David Gamarra.  En Huari, con 14 mil aficionados logró importante triunfo y el último en Chuquibamba (Arequipa) donde fue declarado triunfador de la Feria de la Inmaculada.

 Pero no todo fueron éxitos de orejas y rematados triunfos, en El Molino, resultó con fractura del pulgar de la mano derecha y puntazo en la pierna derecha, lo que le impidió sumar dos fechas mas, igual que en Torokuna importante coso limeño donde resulto con una delicada lesión en el hombro derecho al entrar a matar sin muleta.

 Refiere Edgar Antonio que fueron 16 actuaciones de un bonito aprendizaje a través de una etapa artística muy firme, con la esperanza de llenar los gustos de los mas exigentes, fiel a su concepto de torero avalado por el valor. Y en ese continuo y esperanzador aprendizaje, el joven espada estuvo por breves días en Colombia en la ganadería de Jerónimo Pimentel, donde  ha de echar capa en varias plazas el próximo año.

Luego de cumplir esta primera temporada peruana, Edgar Antonio exterioriza primero su agradecimiento a Dios, ser supremo, por permitirle este sueño, a sus padres y familiares por el apoyo brindado, igualmente a la empresa Agrocasta que dirige Erick Cortéz por la confianza depositada en él y la oportunidad brindada para lograr la ansiada alternativa precisamente en la maestranza de Maracay.

En cuanto a la enseñanza peruana, refiere que son muchas satisfacciones como matador.  Los cambios son drásticos -afirma- pero luchando con humildad y disciplina se logran los éxitos.  En Perú -añade- he recibido total apoyo de empresarios, aficionados, subalternos y peñas que me han tratado con cariño, contribuyendo grandemente a mi formación profesional.
La lucha no para nos dice, con la esperanza de volver a su país a seguir dando a la afición toda la entrega en pos del triunfo. Añora volver a la maestranza donde salió a hombros de novillero y la tarde de la alternativa, para ello -ratifica- se prepara con fe, ilusión y mucha disciplina.

Finalmente Edgar Antonio agradece a todos los medios taurinos de Venezuela, tanto impresos como páginas web, por el apoyo recibido, que valora en su justa dimensión para seguir trillando el espinoso camino del toreo.