Publicidad

Publicidad

22 de diciembre de 2016

Gracias Niño Jesús

Por: Giovanni Cegarra

Estamos en tiempos de Navidad, época en que los humanos con todo y crisis, algo le piden al Niño Jesús, por lo que no quiero dejar pasar la oportunidad cuando nos preparamos para rememorar una vez más, en paz, espiritualidad, unión familiar, su nacimiento, para agradecerle la vida, salud, bienestar, fuerza y tesón que me ha dado, la entereza y paciencia para soportar a cuánto barandajo tenemos en la Fiesta Brava Venezolana.

Las gracias doy al Niño Dios por esa fortaleza que nos ha dado a quienes con pasión y afición, sin interés particular personal, defendemos e impulsamos la Fiesta Brava en Venezuela, en estos tiempos de crisis y vicisitudes; el permitirnos pasar por la puerta que han abierto los gilipollas que deambulan dentro de lo taurino venezolano, que se olvidan lo que bien claro reza el proverbio quien tenga el techo de vidrio que no eche piedras al del vecino.

Gracias Niño Jesús, por saber controlar genio y figura, ante los epítetos que los zarandajos hienas ponen a quienes decimos las cosas como son y suceden en este intrínseco mundo de la Fiesta Brava, impregnado de elementos de poca monta que para que hablan tanto si todos les conocemos tan bien.

Llegó la Navidad, gracias Niño Jesús por traernos más fuerza, entereza, vitalidad, gallardía, para defender, realzar e impulsar la Fiesta Brava, en tiempos de crisis, incertidumbre, futuro incierto; seguir  luchando por la unión taurina venezolana y por supuesto, darnos mayor fortaleza para aguantar a los zarandajos zoquetes que hacen vida en lo taurino y si alguno de ellos se ofende, duele, queja, que lástima me da, no queda otra ya que la puerta la abrieron y ni modo, caiga a quien le caiga, duela a quien le duela, al que le caiga el guante que se lo plante, si tiene la suficiente vergüenza y firmeza para recogerlo, no vaya ser que cuando lo intenten, rueden por el piso como rueda el mal fruto, el individuo de mala catadura que no ponga tienda y punto redondo.

Feliz Navidad taurinos y no taurinos, el Niño Jesús les bendiga, traiga cosas buenas y olé.