Publicidad

Publicidad

3 de enero de 2017

Oreja para Jesús Enrique Colombo en Manizales (Colombia)




Juan de Castilla, primer triunfador de Manizales

Por: Alberto Lopera
Cortesía: Mundotoro.com

Con una magnífica entrada, cerca de diez mil aficionados, se dio inicio a la Feria de Manizales con una interesante novillada con el hierro de Paispamba, todos muy bien presentados, que ofrecieron un juego variado e interesante empujando en los montados y derribando en dos ocasiones. Utreros de nota que propiciaron el triunfo de Juan de Castilla, que cortó tres orejas. Una más paseó Jesús Enrique Colombo.

El gran triunfador ha sido el joven espada de Medellín, Juan de Castilla, que cortó un total de tres orejas y salió al final en hombros de la plaza cafetera. A su primero –el mejor del encierro– le ejecutó una faena completa, de principio a fin. Variado con el capote y muy centrado con la muleta, especialmente en los pases ligados con ambas manos. Mató de estocada recibiendo de efecto fulminante. Fue la rubrica antes de recibir las dos orejas, que paseó triunfal.

En su segundo, volvió a pasear una oreja gracias al arrojo y valentía. Lo cantó ya desde el inicio de rodillas para luego dar series de pases con variedad con ambas manos.

El lote menos propicio le tocó al bogotano Andrés Manrique, uno de los novilleros ‘huelguistas’ que motivaron la reapertura de la plaza de Bogotá. En su primero, citando de largo dejó muletazos de gran factura. Lamentablemente se fue a menos su oponente y lo tuvo que despachar pronto. Mató de espadazo contrario.

La embestida siempre con la cara alta de su segundo le impidió el mejor lucimiento posible, a pesar de intentarlo por ambos pitones. Faena un poco larga y sin fondo, que terminó de pinchazo y estocada.

Magníficas maneras demostró el venezolano Jesús Enrique Colombo. Primero, con el capote, variado, y después destacó su facilidad en el segundo tercio, donde clavó tres pares que se ovacionaron con fuerza. Faena seria, clásica y técnica rematada de forma rápida con una perfecta estocada que le valió un trofeo.

Con el último, bordó un precioso quite por chicuelinas y ejecutó una faena muy interesante, con series de mano baja, coreadas por los aficionados. Con las orejas ya ganadas, la espada le jugó una mala pasada: dos pinchazos y una entera. Fue despedido con una fuerte ovación.

Plaza de toros Monumental de Manizales (Colombia). Primer festejo de la Feria del Café. Tres cuartos de entrada.
Novillos de Paíspamba, bien presentados y bravos en general.       
Juan de Castilla, dos orejas y oreja.
Andrés Manrique, palmas y silencio.
Jesús Enrique Colombo, oreja y palmas.