Publicidad

Publicidad

24 de febrero de 2017

“La estupidez del pavo”


Por: Kike Rosales 


Los últimos días han sido de búsqueda de acabar con lo taurino en el pais, el asunto comienza en San Cristobal, un wasap ha llevado a instancias de tratar de poner “hasta presos” a los que “huelan a toros”.

Sin razonamiento, solo por lo reactivo se inicia una especie de “cacería de brujas” tan similar a la McCarthy en los años 50 en Estados Unidos.

Para este senador todo el que pensara o hablara de libertad era sospechoso de ser comunista, acabó con carreras de: libretistas, directores, dramaturgos, actores y actrices por el solo hecho que consideraba que eran un peligro para la nación.

La vida pone las cosas en su sitio, el senador termino solo, rechazado por la sociedad y alcoholizado siendo un “hazmerreir” por buscar solo la fama de ser más patriota que Washington.

Los toros han sufrido persecución desde hace años, los últimos tiempos aparece una secta llamada los anti.

Gente que no le gustan los toros y quieren matar a los que les gustan los toros.

Se vio en España, la muerte en el ruedo del matador Víctor Barrio llevó a cosas como las de un maestro de escuela por vía twitter decir “que bailarían y se miarían en la tumba” del fallecido torero.

En Bogotá se fueron a la plaza Santa María a escupir, golpear y “putear la madre” de los que entraron al coso.

Ahora se desata una especie de “persecución” y amedantramiento por que alguien cercano al poder considera que se deben “acacabar las corridas” por un solo hecho, porque no le gustan.

Lo más curioso es el silencio de los taurinos, suponemos que esa intimidación es similar a la terrible que sufrieron los judíos en la Europa de la segunda guerra mundial, en este caso porque algunos le gustan los toros le colocan una etiqueta que es tan igual a la estrella de David en la solapa de los judíos, “son taurinos” y eso para una minoría  es un delito.

La cosa a veces anda por lo rebuscado, una intimidación publica por ir a toros de verdad es parecido a lo del senador aquel en Estados Unidos en los años 50 que por alguien pensar distinto le decía comunista.

Un poema de Almafuerte nos ha servido de compañía durante toda la vida y en estos momentos que pertenecemos a esa minoría discriminada por gustarle las corridas se nos viene a la memoria.


Pero antes debemos organizarnos y defendernos ante tanta barbarie para no hacer esa línea tan clara y que es un llamado a la dignidad de los taurinos. “no cometas la estupidez del pavo, qué al primer grito, amaina su plumaje”.