Publicidad

Publicidad

5 de abril de 2017

Manolo Vanegas pasa con firmeza por Madrid


Foto: Julian López
Por: Víctor Ramírez “Vitico”

Manolo Vanegas es un torero de mucho poder y oficio, así lo demostró el pasado domingo en Las Ventas de Madrid, en la novillada que suponía su despedida de esta plaza como novillero. Vanegas estuvo solvente y con sobrado oficio, como bien destacan la mayoría de las crónicas, de los periodistas que ese día cubrieron la información taurina en la primera plaza del mundo. Incluso se alaba su contundencia con la espada, algo muy importante para caminar en esto de los toros. 

Ciertamente no hubo ese triunfo esperado por el torero tachirense, pero las sensaciones que dejó sobre la arena el diestro fueron positivas. Es un torero cuajado, que ya pide el toro. El poderoso concepto de Vanegas va a lucir más con el de los rizos, como dicen los profesionales.

Tras una estupenda campaña europea el año pasado, siendo el líder del escalafón, ya es hora de asumir nuevos retos, y en ello está ya la mente de Manolo Vanegas, que en poco tiempo llegará al escalafón de matadores de toros, a abrirse camino desde cero, pero con la ilusión a tope para coronar esa difícil meta de ser figura del toreo. Condiciones y valor tiene, el tiempo y el toro tienen la última palabra.