Publicidad

Publicidad

27 de mayo de 2017

“El Rubi” se despide de un buen amigo


Por: Nikolas Babin

La historia de la tauromaquia no deja de sorprendernos con sus muchas anécdotas he historias, muchas de ellas increíbles como la de los toros  bravos que se hacen amigos de sus cuidadores al punto de desarrollar lazos de amistad muy profundos como lo fueron los casos de Chenel y “Romerito” y el de “Gabrielito y el mayoral de la extinta ganadería venezolana “Guayabita”.

Una historia similar se desarrolló en la finca “El Torero” propiedad de Manuel Medina “El Rubi” cuando a escasos 30 minutos de haber nacido debió rescatar y criar a “El Niño” luego de que su madre muriera después del parto”.


“mi fiel compañero de tantos años ya no estaremos juntos te recordare por el resto de mi vida cuanta casta y amor te amare por siempre mi hermano niño”

Criado a biberón y con especial atención “El Niño” reconoció en “El Rubi” a un verdadero amigo con el cual compartían las horas del día a día y las labores de campo de la finca “El Toreo”, rodeado de mucha naturaleza llanera y de vacas y novillos “El Niño” siempre prefería acercarse a la casa donde en la puerta se “echaba” a esperar a Manuel quien se sentaba en sus lomos o en su panza a compartir un rato de descanso.

Quienes lo conocimos no dejábamos de sorprendernos por la nobleza de este animal bravo que con sus hechuras ya de toro infundía respeto cuando amistosamente se acercaba para ser acariciado por su criador y compartir una porción del día con él.

La mañana de ayer, viernes 26 de mayo una triste noticia llego a los oídos de Manuel, y es que “El Niño” había amanecido sin vida, probablemente a consecuencia de la picadura de una culebra, notica que entristeció al torero quien ahora lo despide compartiendo imágenes con él a través de su perfil de Facebook con sentidos mensajes para quien fue más que un toro noble, fue un amigo y compañero de labores en el trajinar de los días en su finca y ganadería “El Torero”.


“Nunca te olvidare mi hermano”