Publicidad

Publicidad

2 de agosto de 2017

Jesús Enrique Colombo: El firme paso de un torero con futuro



Por: Víctor Ramirez “Vitico”

Jesús Enrique Colombo es un joven torero, que prácticamente desde niño aprendió a torear, de la mano de su padre, el matador de toros Jesús Colombo, que como tantas veces ha pasado en la fiesta, ha tenido un hijo que ha querido seguir sus pasos. Precoz para el toreo, Jesús Enrique toreó mucho de becerrista en diversas plazas de Venezuela, Colombia, México y Perú, rodándose como brillante niño torero, al lado entre otros de Michelito Lagravere y Andrés Roca Rey. En esos inicios demostraba valor, soltura y ganas de ser, a tal punto que salió a hombros en Mérida siendo apenas un pequeño que alzaba poco más de un palmo del suelo, plaza donde también probó la hiel de la cornada con un éxito de tres orejas para mitigar el dolor. Desparpajo y soltura de Colombito, como se le conocía con cariño. Pasó con éxito por todas las plazas importantes de Venezuela, entre ellas la de Tovar con cuatro orejas, sin poder salir a hombros por tener que escabullirse a la salida por ser menor de edad. España le esperaba y allí fue a terminar el aprendizaje, aunque ya curtido por centenares de paseíllos. Unas campañas previas de rodaje como novillero con picadores por plazas menores han dado paso a este año que ha sido el de la consagración de un novillero que tiene todas las cualidades para llegar a ser figura del toreo. Con esa naturalidad del que se conoce muy a derechas su oficio, el tachirense va desplegando la artillería pesada allí por donde va, triunfando como se dice “a golpe cantao” en plazas como Madrid, Pamplona o Santander, que se dice fácil. Un torero en suma ya cuajado para la alternativa, al que le esperan entre agosto y septiembre muchas novilladas y festivales para cerrar con broche de oro su brillante paso por el escalafón de novilleros y entrar por todo lo alto en el de matadores de toros. Sólo Dios y el toro saben hasta dónde puede llegar Colombo, pero se le adivinan unas cualidades más que suficientes para tener con todos los honores un sitial importante en la fiesta.