Publicidad

Publicidad

11 de septiembre de 2017

Dos orejas en corrida accidentada de cierre ferial

Por: Giovanni Cegarra
                                               
Concluye lo taurino ferial tovareño, el domingo 10, con corrida de toros accidentada por lo tardío en iniciarse, casi entrada la noche, suspendida intempestivamente al irse el fluido eléctrico en la lidia del cuarto toro, aparte de los actos protocolares que fueron incluidos durante su desarrollo.

En esta corrida de toros final del ciclo de la 174ª Feria Virgen de Regla 2017, fue lidiado encierro de Campolargo, bien presentado, con ribetes de mansedumbre y embiste. Toma la Alternativa como nuevo matador de toros venezolano Cristian Valencia con el toro Coliseo, No. 91, 440 Kg., de la mano de Marcos Peña El Pino y el mexicano Luis Manuel Pérez El Canelo como testigo, quienes cercenan oreja por coleta. Vuelta al ruedo al quinto y sexto toro, Sultán, No. 189, 460 kg. y Santanero, No. 88, 452 kg. Respectivamente, si se quiere los mejores toros de la noche.

Marcos Peña El Pino, palmas y aviso

Luis Manuel Pérez El Canelo, palmas y oreja

Cristian Valencia, toma Alternativa, vuelta al ruedo y oreja.

El venezolano Marcos Peña El Pino deja señas de oficio y sitio, muletazos de firma ante un lote que acusa mansedumbre, estocada caída. En su segundo al iniciar la faena se va la luz que tarda una hora en retornar, sigue la lidia con muletazos dispersos que arrancan oles del público, coloca bajonazo, escucha recado, descabello.

El mexicano Luis Manuel Pérez El Canelo deja buena presencia, faena a ambas manos en su primero que cala al pasaportarlo. En su segundo, le hace faena que levanta la algarabía en el graderío que pide indulto, cala al toro con el estoque de muerte, toca pelo en reconocimiento a la faena de entrega, le dan vuelta al ruedo al toro.

Tras recibir la Alternativa, Cristian Valencia se lleva arreón del toro de bautizo que le destroza una parte del traje, coloca banderillas, un par igual como lo hacía su difunto padre Bernardo Valencia usando una silla, pareciera querer emularlo; inicia faena de rodilla en tierra, muletazos desordenados. En el de cierre de la corrida, tandas de muletazos alardeando y exhibiéndose, el público se le entrega pidiendo indulto, pincha y estocada que cala al toro, toca pelo.

En honor a la verdad, ha sido una corrida de retraso que la convierte en nocturna, exceso protocolar, accidentada por el fallo del fluido eléctrico, pese a ello, el público se mantiene en el Coliseo El Llano, vociferando de todo en protesta por ello. La Comisión Taurina Municipal por los altavoces anuncia que la ganadería Tarapío ha sido sancionada con 500 unidades tributarias por el encierro presentado en la corrida del sábado 9, con dos toros multados.