Publicidad

Publicidad

4 de septiembre de 2017

Firme ilusión torera, la del novillero Carlos Sulbarán


Por: Giovanni Cegarra
             
Alrededor de cuatro años lleva el novillero venezolano Carlos Sulbarán, formado en la Escuela Taurina Humberto Álvarez cuya sede está la Plaza de Toros Monumental Román Eduardo Sandia de Mérida, Estado Mérida, período en el que ha sentido en carne propia, lo que significa estar fuera del país en busca de la oportunidad de torear, saborear las mieles dulces y amargas que implican hacerse en el mundo del toro.

A Sulbarán, le conocimos y observamos en sus inicios en la Humberto Álvarez, callado y centrado en el aprendizaje de la mano del Maestro Fabián Ramírez; hoy por hoy, mantiene firme su ilusión torera, la de hacerse matador de toros sin mucha prisa pero bien claro de que las oportunidades las pintan calvas y que no hay que creerse en esos que prometen más que político en campaña electoral y un buen día, hizo maletas, partió al Perú donde ha tenido buen rodaje novilleril por ruedos provinciales.

En conversa con Carlos Sulbarán desde el Perú nos cuenta que acaba de cercenar una oreja en mano a mano celebrado el viernes primero en el Distrito Santa Rosa, Provincia de Melgar del Departamento de Puno, que ha toreado festejos a la usanza portuguesa y española, cumplido labor de campo en ganaderías peruanas, que tiene varias fechas para el presente mes y octubre.

Regresará el joven novillero venezolano Sulbarán al país, a Mérida, para noviembre con la esperanza que las Empresas Taurinas le tomen en cuenta, como es el caso, de las que organizarán los ciclos taurinos de la Feria de San Sebastián y Feria del Sol, enero y febrero del 2018, en San Cristóbal(Táchira) y Mérida(Mérida), respectivamente.