Publicidad

Publicidad

19 de septiembre de 2017

“Hábleme del mano a mano”…


Por: Kike Rosales


En esta tan mala salud que sufren las corridas en Venezuela se presenta un hecho para mirar con detenimiento, la aparición en el firmamento de Manolo Vanegas y Jesús Enrique Colombo abre enormes esperanzas.

Mire que hay cosas para detallar con seriedad, el año pasado Vanegas fue el líder de la estadística y este año Colombo rompe la línea de lo común para convertirse en el novillero más importante en esta temporada.

Históricamente pocas veces hemos visto estos hechos, el liderato de las estadiscas de los novilleros en años seguidos teniendo a dos venezolanos como foco, (un acto que no ha tenido el respaldo de transcendencia que se merece).

Las corridas nuestras andan de “muy cojo” caminar, las deudas contraídas ponen en el diccionario de hoy en día el término “maula”, algo que merece una explicación, muchos empresarios todavía están esperando “que les aprueben los dólares” quizá por ignorancia, complicidad o ingenuidad nos lleva a que las grandes figuras del toreo pongan mil y una traba para venir.

Entonces en estos dos jóvenes recae un acto de patria, ellos no solo llevan gente a la plaza sino que nos muestran en los corrillos discusiones sobre partidarios de uno y otro, son como una especie de “resucitadores” de nuestras alicaídas corridas de toros.

Verlos a los dos como matadores en Pueblo Nuevo en la feria, (tan herida que anda) más allá de un deber es un revulsivo para el que va a los toros, el sentido de disfrutarlos es un hecho que pocas veces tenemos, dos toreros que liderizaron la temporada de novilleros en España es un cartel obligado.

También aparecen rumores que desde las riendas de los manejos hay quienes no estarían de acuerdo en que ambos torearan juntos en una tarde de Enero, ese  sería otro escalafón a vencer, que se entienda la petición y se escuche a la afición son dos argumentos sólidos en esta lucha por relanzar las corridas en el país.


Dentro de esa forma tan peculiar que tenemos en el Táchira de hablar me permito contarles una experiencia, un amigo me llamó por telf Para preguntarme sobre la feria, le explique lo difícil que es conseguir los dólares, las cosas y temores de las figuras a venir, el devenir político y este sube y baja económico, y ese run run sobre la posibilidad de negarlo por alguien “de adentro”, hasta que me interrumpió y en un hablar muy tachirense me dijo “deje de ser toche hábleme del mano a mano”…