Publicidad

Publicidad

19 de septiembre de 2017

La Feria de San Sebastián busca retomar el camino del éxito

La plaza monumental de San Cristóbal  escenario de una gran feria en 2018

Por: Jesús Ramírez "El Tato"


Concluida la Feria de Virgen de Regla en Tovar y ante vanos intentos por una corrida en Maracaibo, toda las miradas se dirigen a las ferias de San Cristóbal y Mérida de los meses de enero y febrero del 2018.

No es fácil el panorama en la ciudad de la cordialidad, donde las noticias se saben por trastiendas, por la conocida meticulosidad del licenciado Hugo Domingo Molina, quien se echó sobre los hombros  como presidente de la C.A. plaza de toros de San Cristóbal, la responsabilidad organizativa de la FISS de los próximos cinco años.

Este primer año, -asumimos y así lo debe saber HDM- es para sembrar y retomar el camino triunfal de la feria.  Las circunstancias y condiciones no son las mismas de cuando desde el bunker del edificio "Las Cristinas" en la calle 10 de San Cristóbal, con solo levantar el teléfono el achinado empresario, firmaba los toreros.

Ahora hay que enfrentar una dura situación con los toreros ya que nuestro país dejo de pertenecer a la América soñada y dorada de los dólares abultados o con el toque mágico del Cadivi o concoex.  La realidad es otra y ojalá y sea pasajera.  Hugo Domingo enfrenta la situación con paciencia franciscana, pero con la presión de la inmensa confianza de los aficionados venezolanos, que saben y confían que en la responsabilidad, experiencia, afición y gerencia de HDM y su equipo, esta expedito el camino del éxito de una feria que desde sus inicios tiene inscrito el nombre y apellido del hijo prodigo de Táriba.

Muchos piensan que por existir en la actualidad dos toreros del Táchira encabezando titulares en la prensa europea y en nuestras redes sociales, está el mandado hecho para abrir abonos y estructurar carteles, pero no es así, porque ya se están sentando exigencias profesionales y condiciones de los apoderados que tendrá la empresa que solventar acertadamente, tomando la mejor decisión en un momento de grave crisis económica, social y política que afecta cualquier proyecto.

La feria en su organización va adelante en las manos experimentadas de Hugo Domingo.  Se habla de tres corridas de lujo, para lo cual se esta asegurando el regreso del toro con edad y trapío a la plaza de Pueblo Nuevo, pero seguro que habrá sorpresas en los nombres y combinaciones que en pocas semanas podríamos conocer.

Entre tanto Hugo Domingo ata cabos, echa números, y da vueltas al chimo, para imponerse a exigencias y sorpresivas situaciones sin soltar el teléfono día y noche para ganarle tiempo al tiempo.
Dios quiera y los proyectos y deseos de la afición y la empresa, no se alteren ni desmejoren y podamos ver en la plaza de sus inicios novilleriles a Jesús Enrique Colombo y Manolo Venegas, dos jóvenes promesas andinas, nacidas allí, en Seboruco y Triaba, al calor de una afición que ahora los espera con ansias y que no quiere verse defraudada. 
Ojalá y los imponderables no priven en intereses alejados del sentir taurino y de los aficionados, porque hay que decirlo, el par de jóvenes toreros, podrían pasar a la historia como los principales actores de un revulsivo necesario que esperaba nuestra fiesta brava, desde los tiempos de Eleazar Sananes "Rubito" y Julio Mendoza, cuya rivalidad llenó el Nuevo Circo, asentó esperanzas y sembró afición,

En momento de crisis como la que atravesamos y el sector taurino es uno de los mas afectados, el sacrificio y la humildad son los mejores aliados en el camino del éxito.