Publicidad

Publicidad

23 de septiembre de 2017

Será para otra feria y no para la del 2018



Por: Kike Rosales

Lo primero que habría que decir claramente es que la posibilidad de poder conseguir dólares “oficiales” es casi imposible, esa moneda es necesaria para poder pagar los toreros que vienen de afuera, “ofrecer” el yuan ni siquiera se ha pensado (porque no lo recibe nadie).

Entonces deben recurrir al dólar llamado negro y ahí aparece el dicho esquinero aquel de “se tranca el serrucho” porque no sabes a cómo estará el dólar mañana menos para Enero.

Los honorarios de los toreros deben ser cancelados en billetes verdes, algunas de las llamadas figuras alegan con razón no venir porque las deudas que se tienen con ellos.

Las mismas son de hasta cuatro ferias sin entender que por ejemplo se han depositado dinero en bolívares en tribunales pero no se dan los dólares, entonces en este caso el deudor seria el gobierno nacional que no solo podría tener esta, son muchas las que tiene en distintos rubros y de pagos muy poco se ha visto menos pensar en honrar lo de los toros.

Una amigo me ayudo a sacar unas cuentas, le pedí una ayuda porque este servidor cuando le hablan de matemáticas “ se asusta”, puso una entrada en costo en Bolívares y cambiándolo al precio de estos días del dólar un lleno a reventar de la plaza eran cientos de  millones de bolívares pero al cambio del dólar no llegaba ni a cuarenta mil, y un lleno podría dar para pagar solo un matador de los de afuera, dejando a los otros dos toreros junto a:ganaderias,porteros,areneros,acomododares,taquilleros,banda de música, personal de limpieza, seguridad, subalternos y demás sin cobrar.

Lo primero que se ocurre es que lo más ideal sería buscar contactos dentro del gobierno para poder conseguir los “billetes verdes”, pero esa petición tiene mucho rato haciéndose y no se cumple.

Lo cierto de todo esto es que la posibilidad de la venida de las llamadas figuras se hace muy difícil, casi imposible por la situación económica actual, entonces aparecen los apellidos de Vanegas y Colombo.

Ellos son la base de los carteles en Venezuela, los dos últimos líderes de la temporada de novilleros en España, algo nunca antes visto y son venezolanos y tachirenses dejando sobre su cuerpo un sitial que se han ganado mostrando interés por verlos juntos.

Lo del mano a mano anda por los ribetes del “no se va hacer” mucha gente mete la mano el mismo y además lo más cierto e importante es que sus honorarios profesionales que los merecen porque se los han ganado en base arrimarse, cortar orejas y ser los primeros en el escalafón como novilleros parece que no lo pueden pagar, entendiendo que “es muy distinto el yo puedo al querer”.

El panorama para ver figuras y a “los muchachos” se oscurece, la subida indetenible del dólar en el mercado negro junto a la llamada “situación país”, colas para echar gasolina, conseguir medicinas, tener dinero efectivo y muchas más (sumándose lo de la hiperinflación), ponen a la feria en ascuas por razones obvias, sería muy duro, casi imposible poder cancelar los honorarios.

Dicen que todo tiene solución y suponemos que eso que llaman “el plan B” estará por la mente de los organizadores, pero la verdad es inocultable para la venida de las figuras y por lo del mano a mano de Colombo y Vanegas parece que será para otra feria y no la del 2018.